EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Podemos ante el espejo

Los empresarios pueden estar tranquilos. El PSOE ya sabe lo que es dar el abrazo del oso a los comunistas

En las últimas elecciones, Unidas Podemos quedó por detrás de Vox. El partido de extrema derecha consiguió 52 escaños, mientras el de extrema izquierda se quedó en 35. El grupo de Pablo Iglesias perdió siete escaños, si se compara con el 28-A, pero se quedó con 36 menos de los 71 escaños que había obtenido UP (entonces en masculino) el 26 de junio de 2016. Estaban a sólo 14 escaños del PSOE de Pedro Sánchez (con un mal resultado con 85). En 2016, UP obtuvo 5.049.734 votos, frente a los 5.424.709 del PSOE. Es decir, estaban a menos de 400.000 votos de los socialistas. Mientras que tres años y medio después, Unidas Podemos ha conseguido 3.097.185 votos, frente a los 6.752.983 votos del PSOE. Es decir, que les han sacado más de tres millones y medio de votos de diferencia. No creo que sea por el cambio de sexo del partido, que pasó de Unidos a Unidas, sino porque Pablo Iglesias se ha hundido.

Esos datos explican por qué Pedro y Pablo llegaron a un acuerdo para formar Gobierno en menos de 48 horas, tras un resultado electoral decepcionante para ambos. La cabeza política de Pablo Iglesias estaba en juego. Su única alternativa era tocar el poder: entrar en el Gobierno, alcanzar una vicepresidencia para él, y tres o cuatro ministerios para otros dirigentes afines, además de los cargos, carguitos y carguchos inherentes al ejercicio del arte de gobernar. Reportarán varios sueldos que antes no existían, y que compensarán las desgracias sufridas en las Cortes, donde la mitad de sus diputados (36 concretamente) perdieron el trabajo tras cesar en abril de este año.

Los empresarios están asustados, entonando cantos de sirenas. Los empresarios no han ido a ver a Oriol Junqueras a la cárcel, para decirle que pacte con Pedro Sánchez, como sí hicieron los líderes de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez. Los empresarios ya han advertido que serán beligerantes si los de Podemos meten manos y les derogan la reforma laboral, gracias a la cual los mismos de Podemos ya han reducido su plantilla tras el desastre del 10-N.

Pero los empresarios pueden estar tranquilos. El PSOE ya sabe lo que es dar el abrazo del oso a los comunistas. Muchos se integraron en sus filas, cuando las cosas se complicaban. Un señor que se llama Pablo Iglesias, como el fundador, lo más normal es que termine con un carné del partido del puño y la rosa, una vez que sea certificada la defunción de su proyecto personal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios