Veredas livianas

Noelia Santos

nsgemez@eldiadecordoba.com

"Niñatos soñadores"

No sé si lo sabes, pero ellos llevan más tiempo en el mundo y han vivido tela de cosas

Lo dices como si por eso nuestra palabra valiera la mitad y tuviéramos que demostrar que somos dignos del pan que comemos", decía la Gata en su poema Todo lo demás, no. Sigue pasando Ana, los de antes del 85 nos miran en cenital, nos ponen sonrisas condescendientes, se ríen por lo bajo (y por lo alto) cuando decimos que nos gusta Bad Bunny o cuando nos ponemos tristes porque nuestro ideal no casa con quienes nos gobiernan.

Les extraña mucho que nos enfademos con las injusticias y que todavía salgamos a la calle por causas que ellos han perdido, como si su derrota ya tuviera que empaparnos la mente y la partida terminara donde terminan sus ganas de indignarse.

"Ni p... idea tenéis", nos dicen, y se ponen a otra cosa porque debatir debaten poco. Porque es que no sé si lo sabes, pero ellos llevan más tiempo en el mundo y han vivido tela de cosas y eso no nos lo perdonan, a ver a quién se le ocurre nacer después de ellos. El problema es que nosotros, casi embriones sin conocimiento de este mundo que por lo visto es más suyo que nuestro, parecemos tener, aquí donde nos ven, más memoria que quienes se han cansado porque han tenido tiempo de cansarse (que, qué quieres que te diga, para mí es la causa de toda de esa falsa y cansina indulgencia).

A nosotros también se nos cansará esa apetencia por el cuestionamiento de aquello que nos rodea y nos volveremos como ellos, con sus sonrisitas y sus resoplidos, sus yatedaráscuenta y esas mierdas y no seremos conscientes de que hemos perdido aquello que nos hacía valedores de la lucha bien llevada y casi siempre perdida.

Nos vamos a hacer mayores y parece que eso conllevará dejar atrás ciertos privilegios que ahora sí nos podemos permitir, como escuchar reguetón, comprar el alcohol más barato o sorprendernos por ciertos comportamientos políticos.

"Niñatos soñadores que inventan fórmulas definitivas, que cantan todavía insaciables, a pesar de los momentos de lucidez, a pesar de que luchamos contra un invisible y la tarea nos queda, probablemente, demasiado grande. Algunos todavía no han desertado. Algunos todavía creen en una idea", decía también la Gata en su poema Todo lo demás, no. Ese poema, por cierto, finaliza así: "(Todo lo demás es estar muerto)". Pues eso, yaosdaréiscuenta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios