EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

Martes sin trece

Ya sabemos las condiciones de ERC: volver a una mesa de negociación política entre iguales, con relator incluido

Ha tenido que ser un martes, casi trece, día que se considera de mala suerte, sea porque cayó Constantinopla, sea porque se asocia al dios de la guerra romano, cuando el pleno del Parlamento de Cataluña aprueba una moción de la CUP que proclama la "voluntad de ejercer de forma concreta el derecho a la autodeterminación". Votaron a favor los parlamentarios JxCat, Esquerra Republicana y los de la CUP, en una sesión adelantada ante la evidencia de que el TC iba a suspenderla, como ya había ocurrido en dos ocasiones anteriores, con mociones semejantes. En las suspensiones se les apercibe y advierte de que incurrirían en responsabilidades penales si siguen aprobando resoluciones a favor de la independencia. Y no sólo reivindican la soberanía del pueblo catalán para decidir su futuro, sino que, de paso, reprueban al rey Felipe VI y añaden que esto lo reiterarán tantas veces como lo deseen los diputados, porque el pueblo de Cataluña es soberano para decidir su futuro. El presidente Torrá dice que es viable la independencia en esta legislatura y que está a la espera de saber qué propone el Gobierno español para Cataluña. Y por si quedara alguna duda, advierte de que sus votos para la investidura no serán a cambio de nada y pide al presidente en funciones "sentarse de inmediato para concretar un nuevo referéndum".

Así las cosas, Sánchez ha pactado con Unidas Podemos y cuenta con sus votos para la investidura. Si antes no pactó y nos llevó a una repetición electoral, que le ha supuesto (a ambas formaciones) una pérdida de escaños y al erario público (léase a los españoles) 150 millones de euros, con la justificación de que tener en su Gobierno ministros de la formación de extrema izquierda le quitaba el sueño, ahora ha considerado que poder volver a dormir en La Moncloa, investido de presidente, bien valía un insomnio, auxiliado con la farmacopea con que hoy se cuenta. El anuncio de ese pacto de Gobierno, que se hizo también en martes, ha determinado una fuerte caída de la Bolsa, singularmente de los bancos, y que la prima de riesgo repunte, porque en el pacto suscrito se detalla un fuerte aumento del gasto público y la subida progresiva de impuestos.

Pero lo peor es que, como le faltan votos para la investidura y supuesto que Cs no está ahora para significarse, necesita contar con los votos de los independentistas. Ya sabemos las condiciones de ERC: volver a una mesa de negociación política entre iguales, con asistencia de un relator. No pensarán ustedes que con todo esto me paso de alarmista.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios