EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crónica Personal

Interés político, interés ciudadano

Los estibadores no tenían la intención de llegar a ningún acuerdo con nadie porque les interesa mantener sus privilegios

Tienen razón los socialistas cuando acusan al Gobierno de haber desperdiciado dos años para llegar a algún tipo de acuerdo con los estibadores una vez que Bruselas advirtió que su metodología laboral era contraria a la legislación de la UE. Pero pierden esa razón cuando anteponen sus intereses políticos a los intereses de los españoles.

El PSOE sufre una situación complicada, con unas primarias que marcarán su futuro y cualquier acuerdo con el Gobierno puede ser utilizado por los candidatos para sumar votos. Pero por encima de sus problemas internos, a un partido con trayectoria de gobierno se le pide que defienda los intereses de los ciudadanos y que, además, respete las leyes y normas de la UE.

El PSOE se ha hecho un flaco favor a sí mismo con su rechazo al decreto, aunque, como los matones del Lejano Oeste, ponga una muesca en la culata de su pistola. En cuanto a Ciudadanos, mejor no hablar. Una vez más cambia de criterio según le dé el viento.

Los estibadores no tenían la menor intención de llegar a ningún acuerdo con nadie porque les interesa mantener su situación de privilegio. Altos salarios, no a la liberalización de contratos y plantillas, y prioridad de familiares y afines para nuevas contrataciones. Es decir, manejo absoluto del sector. No han aceptado que se les garantice el puesto de trabajo y jubilaciones voluntarias a partir de los 50 años con el 70% de su sueldo, lo que firmarían millones de españoles; y les ha importado un bledo que, por su actitud, varios puertos españoles puedan entrar en crisis.

Esa es la cuestión que no han tenido en cuenta PSOE, Ciudadanos y PDeCat -de Podemos no se puede esperar nada-, aunque sí el PNV, que ha votado a favor del decreto no por el apoyo del PP a sus presupuestos, sino por la multa que tendremos que pagar todos y porque estaba en riesgo el puerto de Bilbao. La empresa más importante del mundo en transporte marítimo, Maersk, ya ha encontrado en Tánger su puerto de referencia para el transporte por el Mediterráneo; a ver qué cara se les pone a los socialistas andaluces cuando en Algeciras se queden a ver navíos. Y nunca mejor dicho: ver navíos, los que pasen ante sus narices tras haber cargado en Tánger lo que antes cargaban en su puerto.

PSOE y C's podrán presumir de haber echado atrás un decreto ley del Gobierno, lo que no sucedía desde el 79. Triste triunfo. No por el palo propinado al Ejecutivo, sino por el coste que va a tener para todos los españoles.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios