El fuste

Hablando de himnos

AHORA que el Himno Nacional cuenta con letra para que las gradas de los estadios se desgañiten cantándolo, sería el momento de abrir el debate sobre el himno local. Lo mismo que en Huelva se emocionan con el pasodoble Mi Huelva tiene una ría, aquí parece que el Soy cordobés es el que ocupa ese lugar. Es el canto que se entona en los momentos de euforia colectiva o cuando el sentimiento local brota a flor de piel cuando se está aunque sea a unos kilómetros de distancia de las Tendillas. Vamos, como el Asturias, patria querida. Lo que pocos saben es que Córdoba cuenta con un himno propio, con letra y música de excepcional calidad, nada menos que del maestro Dámaso Torres. La pena es que está olvidado, injustamente olvidado. Tan olvidado está que la última vez que sonó, cuando se inauguró el ya antiguo estadio El Arcángel, todo el mundo se preguntó qué era aquello.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios