EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cambio de sentido

Frases hechas

Cada vez que Díaz Ayuso dice "en positivo" se muere un gatito. Las frases hechas inhiben el pensamiento crítico

Como este vicio mío -lúbrico y solitario- de escribir aforismos lo conoce más de uno, a menudo me hacen esta pregunta: ¿los eslóganes son aforismos? Entonces yo me echo las manos a la cabeza y, haciendo espantijos, cuento que los eslóganes quieren persuadir, no cuestionar; no te hacen más libre, son complacientes, no escuecen ni arañan en el pensamiento. Están pensados para que no pensemos. Usan el doble sentido, pero sus fines nada tienen que ver con los del aforismo. En la España indecisa de hoy, a algunos publicistas de los partidos en liza se le han retorcido los cuernos. Se están viendo piruetas muy merdellonas: fakes, toreros que están para devolverlos, debates televisivos en los que se invitan a las lideresas, y que no hacen más que poner de manifiesto que las primeras siguen siendo las segundonas de sus partidos. Cada vez que Díaz Ayuso repite la expresión "en positivo" se muere un gatito. Las frases hechas denotan flacidez de entenderas e inhiben el pensamiento crítico negativo, que hoy resulta más preciso que esa positividad -o "positivismo", como dicen quienes se pasaron la Filosofía por el Círculo de Viena- que se pregona desde aquella campaña del PSOE del 96.

Leo que el PSOE y el partido formado por quienes hoy volverían a matar de pena a Miguel de Unamuno coincidieron en el lema La España que quieres. El eslogan Hazque pase, también del PSOE, junto a la cara de Sánchez, parece que lo ha escrito su peor enemigo. Puedo interpretarlo como Haz que ocurra, o bien como Haz que pase Sánchez, que no se quede. El Valor seguro del PP también puede tener doble sentido; valor seguro para que no se les escapen los liberalistas y el valor seguro que se les supone a los quintos. Tan a lo seguro van que se han colado: Casado sale con cara de antiguo, y de fondo del cartel, un muro, o tapia. ¡Qué símbolo! Albert Rivera, dinámico, sale amagando que camina, de frente y basculado incómodamente hacia delante, junto al eslogan ¡Vamos! "¿Para dónde?", dan ganas de preguntar. Unidas Podemos comparten con el PSOE corazoncitos -los emojis, que hacen mucho daño- y, como antes pecaran por exceso de líder, ahora lo hacen por defecto. Abascal (que se creerá la Beltraneja, pero sale en la foto con cara de abencerraje) dice "Por España", con un punto al final de España, cerrándola, a cal y canto. Las frases hechas y hueras se desmontan mejor que un mueble del Ikea. En estos días tenga siempre a mano su mejor destornillador: la inteligencia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios