De un servidor para ustedes en 2018: "[…] bien haríamos en revisar el concepto de soberanía como cimiento de las democracias occidentales. La hiperconectividad global de las transacciones de todo tipo viene diluyendo desde hace décadas el poder de los Estados Nación, y, de facto, ha erosionado la roca de la soberanía política -popular, absoluta o mediopensionista, igual da- hasta convertirla en fina arena playera". Fin de la cita. "Entonces, ¿qué elementos son necesarios para construir una soberanía política democrática de individuos libres e iguales? Conocimiento. Energía. Alimentación. Financiación. Las cadenas de distribución no lineales en estos cuatro ámbitos son los cimientos sobre los que apoyar un modelo de soberanía democrática en un mundo hiperconectado". Fin de la cita.

"Las guerras, las aglomeraciones humanas en las fronteras y la corrupción son problemas de primera magnitud que siempre van de la mano.[…], un mapa es un instrumento, y como decíamos implícitamente el "mapa del 82" es un instrumento de poder: todos lo son. Y claro, el poder se resiste a dejar de ser. Y si en esa resistencia no les alcanza con la política, pues tiran de la política por otros medios. La guerra." Fin de la cita.

"Escribíamos […] sobre la guerra razonando que es necesario reflexionar públicamente sobre escenarios alternativos de futuro, en vez de resignarnos a seguir por la senda que interesadamente marcan determinados poderes que ven en peligro su existencia.[…]La bipolaridad del mundo de la guerra fría ha mutado en una situación geopolítica global en la que los tres actores protagonistas -EEUU, China y la UE- con visiones y estrategias diversas, tratan de atraer a sus esferas de influencia, a sus alineaciones, a actores secundarios que quizás no lo son tanto. Esta es la escena. El teatro de operaciones". Fin de la cita.

"La libertad de pensamiento es la piedra fundamental […] del sistema de libertades de Occidente. La clave de bóveda que sostiene el edificio que nos cobija es la duda. Pienso luego existo, y dudo para ser libre. El que duda es mucho más tolerante que el fanático de ideas fijas; replantea el propio pensamiento mediante el diálogo; reconoce al discrepante, o al adversario, o incluso al enemigo, como un semejante: como un igual en su condición humana. Y esa condición recíprocamente reconocida es lo que nos hermana". Fin de la cita.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios