Errores: la coma (I)

La parte o partes ubicadas fuera del orden establecido debe escribirse entre comas

En su edición del pasado sábado, Las Tendillas tuvo ocasión de hacer expresiva su particular "opinión" sobre la ortografía de un determinado término gramatical: el sustantivo "Ministro-a". Resultó ser así por mor de petición formulada por un amable -y asiduo- lector de este espacio: Se interesaba por saber si el dicho nombre sustantivo debía escribirse con mayúscula o minúscula. No estaba exenta de justificación la pregunta que formulaba. Porque, -con más frecuencia de la deseada- podíamos encontrarnos con el término en cuestión escrito de las dos formas indicadas.

El escribir un determinado vocablo utilizando dos grafías diferentes no supone un pecado… siempre que se utilicen bien. Pero, he aquí que -por desconocimiento, unas veces; por descuido, otras-; es lo cierto que quienes tenemos la responsabilidad, la oportunidad -y el honor- de que nuestros escritos vean la luz pública no siempre hacemos uso de este privilegio respetando las dichas "reglas". Y ello deviene en los "pecados" (léase "errores") a los que hemos aludido.

Podemos incurrir en los dichos… "errores" cuando hacemos uso de un elemento gramatical. Por ello, a juicio de Las Tendillas, algunos de los dichos "elementos" merecen una atención especial por su complejidad. Ejemplo: la "coma" (,): Según el DLE.RAE, tiene la condición de "Signo ortográfico", del que el propio diccionario predica:

1. m. Marca gráfica que, sin ser letra ni número, se emplea en la lengua escrita para contribuir a la correcta lectura e interpretación de palabras y enunciados…".

Inferimos que, "… la correcta lectura e interpretación de palabras y enunciados…" es función de las "comas". Es por ello que -sobre todo en trabajos susceptibles de publicación- los autores de los mismos debemos extremar nuestros cuidados en la colocación de cualquier signo ortográfico, en especial, las comas. Para cualquier duda relativa al "signo" en cuestión, nos remitimos a la RAE. El autor de esta crítica, una vez leídas las normas de la Academia, las resume como sigue:

Orden de una oración gramatical: Sujeto, verbo (predicativo) y sus complementos: Directo, Indirecto y Circunstancial. En general, y salvo casos excepcionales, (que haberlos haylos) la parte o partes ubicadas fuera del orden establecido debe escribirse entre comas. En caso contrario, incurrimos en error, casi siempre, peor que el meramente ortográfico.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios