Tinta y borrones

Desequilibrios

Córdoba y Andalucía estaban calladas mientras Valencia y Cataluña se llevaban las inversiones del corredor

Unidad. La alcaldesa, Isabel Ambrosio, hizo ayer un llamamiento a la unidad para reivindicar una estructura que hasta ahora no ha copado la agenda de las instituciones cordobesas pero que puede ser vital para el desarrollo económico de la provincia. Los corredores del Mediterráneo y del Atlántico establecen las conexiones por mercancías entre España y el resto de Europa y, en ambos ramales, Córdoba tiene un papel fundamental porque forma parte de las dos redes ferroviarias. Sin embargo, ni desde Córdoba ni tampoco desde Andalucía ha habido una voz potente que reclame estas inversiones que se financian con fondos europeos y que decide el Gobierno central. Y esto ha provocado que, mientras tanto, Cataluña y Valencia nos coman terreno con un grupo de presión importante que ha dado sus resultados. Así, en la última década las inversiones se han inclinado de manera descarada por los tramos que discurren por el Levante, obviando una parte del trazado que ya fijó la Unión Europea y que conectaba Barcelona con Zaragoza y Madrid, para llegar a Algeciras previo paso por Córdoba y Antequera. La capital cordobesa se sitúa en estos corredores como el nudo estratégico que siempre reivindica, ya que también es punto de paso en el corredor del Atlántico, que conecta Algeciras con el resto de Europa por Madrid e Irún.

Resulta llamativo que nunca se hubiera alzado la voz en un asunto tan importante, sobre todo si se tiene en cuenta que desde el Puerto de Algeciras -uno de los más importantes a nivel europeo- sí que se han puesto en marcha iniciativas, como el acuerdo de Antequera, del que Córdoba no forma parte -y sí, por ejemplo, Andújar-. De hecho, la reivindicación del ramal de Córdoba es compartida también por el Campo de Gibraltar y beneficiaría igualmente a otras provincias como Huelva o Sevilla. La unidad, no sólo la de Córdoba que exige Ambrosio, sino también a nivel andaluz, es más que necesaria para tratar de tú a tú al sector empresarial de otras comunidades.

Tras siete años de Gobierno del PP, Ambrosio ha lanzado este anuncio consciente de que podría tener una oportunidad ahora que el socialista Pedro Sánchez es el inquilino de Moncloa. Sin embargo, por el momento no ha habido ningún movimiento del departamento de José Luis Ábalos que invite a pensar que se van a corregir los desequilibrios en la proyección de los corredores. Pero por algo se empieza y habrá que ver si hay respuesta a su llamamiento.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios