Cuerpo 590

Son tiempos de agitación y propaganda, de incertidumbre y miedo. Nos preguntamos a veces qué se puede hacer

Es un cuerpo de hombre y es un cuerpo de mujer. Cada vez más de mujer. Es un cuerpo que se levanta temprano y se acuesta tarde y conmigo. Es alta, bajo, delgada y joven, gordo y viejo. Luce melena, pelo corto, liso o rizado, puede ser calvo, estilo Anasagasti o estilo Varoufakis. Es un cuerpo en orden de batalla, demasiadas veces carne de cañón. Es un cuerpo divino, está en todas partes, pero nadie lo ve. Poliédrico en el vestir: antes estricta chaqueta y corbata o falda por debajo de la rodilla, blusa y jersey; hoy gasta vaqueros, sudaderas, camisetas, mini o larguifaldas, puede lucir tatuaje, o no, piercin o no.

Es un cuerpo camaleónico que se mimetiza con su entorno. Tan bien, que en lo nocturno a veces no sabes si lo que tienes delante es el cuerpo 590 o no lo es. Hay algunas pistas para poder reconocerlo. Es un cuerpo gregario, le gusta relacionarse. Si lleva jersey, este suele tener bolillas de desgaste, especialmente en los codos. Siempre porta mochila, cartera grande o maletín, y taco de papeles. Con algo de agudeza podrás apreciar polvillo blanco en los dedos, o en la manga, o en los hombros. Es el mejor polvo que ha visto el ser humano. No se asuste el lector, no es caspa ni fariña. Es polvo de tiza. Benditas sean la tiza y la pizarra. No se quedan sin batería, no se estropean y con ellas el cuerpo 590 hace maravillas a lo largo y ancho del planeta. El cuerpo 590 cultiva el futuro. El cuerpo 590 es parte del Estado. El cuerpo 590 tiende a pensar libremente y a expresar libremente aquello que piensa. Se llama libertad de cátedra. El Estado desprecia al cuerpo 590 porque cualquier bicefalia debe ser suprimida. Ejecutivo y Legislativo se funden en uno, cuando se trata de darle lo suyo al cuerpo 590. O de quitarle lo suyo. Por no darle, no le dan ni un maldito tema de procedimiento administrativo en las oposiciones. No vaya a ser que el cuerpo 590 llegue a la conclusión de que los funcionarios se comunican por escrito. Y le pida por escrito las instrucciones al inspector cuando trata de ejercer de politruk, que es siempre o casi siempre.

Son tiempos de agitación y propaganda, de incertidumbre y miedo. Muchas veces nos preguntamos qué se puede hacer para que todo mejore. Hay algo que podemos hacer: aliarnos con el cuerpo 590. Echarle una mano para salir del barro, buscar un arroyo de agua clara, o el mar, mejor la mar. Y salir limpios. Necesitamos un cuerpo 590 que esté por estrenar. O al menos, que lo parezca.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios