Saben que existe un teléfono de conducta de entidades? En el Banco de España. Yo pensaba que las entidades no tenían conducta, que eso era cosa de individuos vivos, pero no. A días del segundo mes de la pérdida del principal lector de esta columna, la Caja Rural de Sur de Tomares nos metió un puyazo de 35 pavos por un certificado de posiciones del causante a la fecha del fallecimiento; pero no sólo es el sablazo, es que viene acompañado de una factura que omite el concepto real por el que se practica el mangazo y lo sustituye por un genérico "emisión otros certificados"; pero no es sólo la puñalá trapera y su burdo intento de ocultación, es que añaden "según orden del indicado cliente y con su visto bueno previo", como si poner eso en un papelito tuviera el efecto mágico de exonerar a la caja de tamaña tropelía; pero no es sólo el rejonazo, el intento de tangarse y el recochineo de decir que tú ya has firmado, es que puesto al habla con la sucursal, con respeto y educación le pido a la señora que me atiende -me confirma que ha sido ella la ejecutora de la mojá- que revierta la tropelía que acaba de cometer y me dice que ella no puede hacer nada, le aprieto y me dice que "ella trabaja para la Caja, pero no es de la Caja". Falsos autónomos.

Salgo al internet como un Miura de chiqueros y le entro al Banco de España por tuiter, que me indica el teléfono de marras. Allí una señora amabilísima me indica que ese certificado es un documento para el cumplimiento de una obligación legal y que no ha lugar al cobro de importe alguno. Es más, la gentil dama me indica que en la Memoria de Reclamaciones del Banco de España de 2019 tengo el expone de la reclamación que me recomienda que le ponga a la Caja Rural del Sur, a través de su servicio de atención al cliente. Cuando llego al solicita veo por debajo del pitón derecho cómo se acaba lo amarillo del capote, y confirmo de inmediato que los fallos del Banco de España no son vinculantes y que menuda larga cambiada que me acaban de pegar.

Resulta que sí, que las entidades tienen conducta, pero no tienen honor, ni vergüenza, ni humanidad, ni compasión ni nada que se le parezca. En la susodicha entidad de de Tomares se aprovechan del duelo de la gente para trincar pasta a costa de lo que sea, a través de una cadena de obediencia debida que culmina en la presidencia, y que se inicia en una chica que trabaja para la Caja, pero no es de la Caja, que te puede chorar, pero no te puede devolver. Por eso lo del teléfono de conducta de entidades.

Podrían dar un paso más para corregir las conductas desviadas de estas entidades bancarias nuestras y poner detrás del teléfono de conducta una Dirección General de Campos y Colonias de Trabajo Correccional. A mí cuando se me empezó a torcer la conducta, el causante me mandó de cabeza al Marcelo Spinola en Umbrete. Mano de santo, oigan.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios