Mientras las instituciones estadounidenses están siendo sometidas, tiritiTrump, a la mayor tensión conocida desde la Guerra de Secesión, otra vez, como entonces, con la cuestiones raciales y electorales de fondo y de la mano; mientras Europa, desnortada y decadente sigue transitando entre la nada y el vacío más absoluto -o avanzamos hacia la unión política, es decir, hacienda, ejército, sanidad y pensiones comunes como mínimo, o el proyecto europeo al final sólo va a servir para pagar la unificación de Alemania y las pensiones de los alemanes-; mientras, cautiva y desarmada, nuestra atención es llevada de aquí para allá por los cárteles de la propaganda a través del dogal del pensamiento que son los esmarfones; mientras la Federación de Rusia se rearma con todo el derecho del mundo tras decaer el INF (Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio); mientras aquí se están debatiendo unos presupuestos generales de cuyos número no se nos informa, más bien los tapan con el infecto salseo parlamentario; mientras más aquí Santa Teresa Anticapi Mártir es devorada por Sor Piolet y las huestes del Marqués dando un espectáculo digno del anfiteatro de Itálica; mientras cualquier certeza o atisbo de seguridad en algo se va al carajo, les voy a traer aquí una perlas chinas sacadas de la quinta sesión plenaria del decimonoveno Comité Central, para que vayamos sabiendo lo que vale un peine de carey o un mantón de Manila.

Habla el Comité como intelectual orgánico colectivo, es decir como colmena cuya reina es Xi Jinping, y detrás de las ampulosas declaraciones tipo "[...] es preciso enarbolar la gran bandera del socialismo con peculiaridades chinas, tener como guía el marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao Zedong, la teoría de Den Xiaoping […]" en las que es capaz de meter en la misma frase "[…] la concepción científica del desarrollo, afirmar la fe en esta reforma […]" situando -algo muy chino, jugar con los opuestos- ciencia y fe como dos caras de una misma moneda, hace una descripción de su apertura al mundo que huele a jaque mate. Veamos. Lo primero aviso a navegantes, hay comunismo para rato: "[…] nuestro país se encontrará durante largo tiempo en la primera etapa del socialismo […]" para inmediatamente después soltar algo "[…] el problema central radica en tratar correctamente las relaciones entre el gobierno y el mercado, permitir al mercado desempeñar la función decisiva en la distribución de recursos, […] dejar que el vigor de toda labor, conocimiento, tecnología, administración y capital compita en desatarse, dejar que emane en plenitud toda fuente creadora de la riqueza social […]" que si no es capitalismo que baje Adam Smith y lo vea.

El cierre del documento que habla de la modernización del Ejército Popular de Liberación, no lo voy a citar aquí porque es para adultos, el que quiera que lo busque. Por cierto, han incluido el español como lengua extranjera en el bachillerato chino. Bye bye Hispanoamérica. Remojen sus barbas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios