Ladran, Sancho, luego cabalgamos". Es una de esas frases que no aparecen en Don Quijote de la Mancha pero que con frecuencia se utilizan como si fueran de Cervantes. En cualquier caso, pasadas la fiestas navideñas, parece que la expresión está justificada por aquello de que empezamos un nuevo ejercicio que, como siempre, al menos en sus primeros días, parece que tapa todo lo ocurrido el año anterior. Tiempo habrá de analizar los retos de esta Córdoba nuestra para 2017, pero por lo pronto empieza el curso con más agitación de la que algunos podrían esperar, al menos en lo que a actualidad municipal se refiere. Como gesto más llamativo, ahí está el nuevo intento de Turismo de adjudicar el espectáculo nocturno del Alcázar de los Reyes Cristianos lo más rápidamente posible, hasta el punto de que el concurso se ha tramitado por la vía de urgencia y se ha dado a las empresas un plazo de apenas ocho días para presentar sus ofertas. Al final, el cogobierno no ha tenido más remedio que duplicar el valor del contrato, ya que a la vista está que la gestión de este asunto ha sido bastante deficiente. En cualquier caso, es evidente que hay intención de resolver más pronto que tarde un tema que ha dejado en evidencia a más de uno durante un año, que es el tiempo que el espectáculo del Alcázar ha estado paralizado en una ciudad que reivindica el turismo como uno de sus motores económicos más importantes.

Pendiente está también la reunión de la Mesa de los Veladores, de la que Hostecor, Comercio Córdoba y Córdoba Apetece se fueron y que en esta semana que hoy acaba han dado por finiquitada si ellos no están presentes. Bien es verdad que los empresarios han hablado porque antes lo había hecho la federación de vecinos Al-Zahara, con un comunicado que no gustó nada a los hosteleros y que no ha hecho sino abrir más la brecha entre unos y otros en un asunto delicado y espinoso, en el que todavía no se ha impuesto un modelo claro en el que convivan el aprovechamiento económico de la vía pública con el descanso de los vecinos y la normal y plácida circulación de los peatones sin tener recurrir a la multa para quienes no tienen claro esas tres ideas. Hasta ahora, el cogobierno ha estado prudente en sus manifestaciones, a la espera de que el martes no se encuentre de nuevo con el plante de los integrantes de esa mesa, con lo cual nada habríamos avanzado.

Para estas primeras semanas de enero está igualmente en el cajón la aprobación del presupuesto del Ayuntamiento, ese mismo que ya ha pasado el filtro de la Junta de Gobierno Local y que ahora debe encontrar el apoyo de los grupos en el Pleno. La incógnita es saber si al final PSOE e IU se pliegan a lo que está exigiendo Ganemos Córdoba en las últimas semanas u optan por otra vía -más complicada a priori- como es buscar el sí o la abstención del resto de formaciones en Capitulares. Sea como sea, lo que urge es tener cuanto antes unas cuentas y comenzar a darle forma a lo que se ha previsto en el papel, para que luego no pase como con el proyecto Mi barrio es Córdoba. En fin, son sólo algunos de los frentes inmediatos abiertos, señal de que cabalgamos, que no es poco en estos tiempos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios