EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crónica Personal

Ahora o nunca

Sánchez advierte que si la próxima semana no es investido, no garantiza volver a presentar su candidatura

En política hay que tomarse las declaraciones a título de inventario, suelen hacerse para tantear el terreno, mandar mensajes al adversario, provocar que alguien mueva ficha o intentar que un compañero o un rival dé un paso en falso. En la entrevista que hizo ayer Antonio Ferreras, Pedro Sánchez ha hecho todo eso y más: ha advertido que si la semana que viene no es investido presidente, no garantiza que vuelva a presentar su candidatura dentro de dos meses como marca la ley. Ahora o nunca. Lo decía con tanta firmeza que transmitía la idea de que ya lo había hablado con el Rey.

En los últimos días se ha creado un buen barullo con las negociaciones entre Sánchez y Pablo Iglesias, porque Sánchez no quiere a Iglesias en su Gobierno, como ha repetido hasta la saciedad, y Pablo Iglesias ha repetido también hasta la saciedad que si él no forma parte de ese Gobierno ya se puede ir olvidando Sánchez del necesario apoyo de Podemos. Lo del barullo viene porque ese mensaje absolutamente claro de Sánchez se ha visto enturbiado por distintas declaraciones de Carmen Calvo, que suele enredar cuando tiene un micro delante y acaba diciendo cosas distintas a las que dice su presidente y compañero de partido; también ha entrado en materia José Luis Ábalos, mucho más prudente que Calvo pero que ha anunciado que de aquí al lunes se va a seguir negociando, dando a entender que cabía la posibilidad de que Podemos, u otros partidos, reconsideren su situación actual y acaben facilitando que Sánchez continúe siendo presidente.

Las peripecias de estos días no están exentas de reflexiones cuando menos curiosas. Sánchez por ejemplo apela a que el otro partido con experiencia de Gobierno, el PP, por sentido de Estado tendría que permitir que finalizara el bloqueo actual y permitir, con su abstención, que por el bien de todos se nombrara finalmente un gobierno que trajera la necesaria estabilidad a España. Que utilice Sánchez ese argumento cuando hizo lo que hizo al pedirle Rajoy la abstención con palabras casi idénticas hace tres años … Sánchez y su compañera Calvo arremeten contra Podemos alegando que si votan contra Sánchez se encontrarán en la misma posición que Vox. Vox es partido maldito para casi todos -quizá con razón-, pero ¿no merece el mismo desafecto, por no decir desprecio, Bildu? O los independentistas. Y Sánchez sin embargo no hace ascos a hacerse con el Gobierno de Navarra o con multitud de alcaldías en Cataluña con el permiso de Bildu y de los independentistas, en algunos casos con su necesario apoyo explícito.

Así de rara está la cosa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios