Análisis

la gloria de san agustín

Que lo pasen muy bien

Pues ya estamos en el lío, que ya es Navidad le guste o no. La verdad es que a mí me gusta mucho, pero mucho, que es una fiesta que me encanta desde niño, aunque a ratos lo pase mal, porque me acuerdo de los que ya no están. Pero eso, en verdad, es buena señal, porque quiere decir que has vivido, lo has sentido y te han querido. Y vaya tela cómo he empezado hoy, que voy a tener que buscar un pañuelo para poder seguir.

Espero seguir cumpliendo mi promesa como en los últimos años, que todavía me acuerdo de aquella Nochebuena en la que no llegué a la cena, que vaya faena le hice a mi hermana y a mi cuñado, la verdad, que anda que no me he arrepentido yo de eso desde entonces, que ni a cosa hecha lo podría haber hecho peor, pero tela marinera.

Por eso, desde entonces, los 24 me doy una vueltecita con los amigos, con mi Cayetano y Soraya, por supuesto, por aquí por el barrio, pero cuando veo que la cosa puede ir a peor, cuando veo cerca el peligro, ya saben ustedes a lo que me refiero, me quito de en medio como el que no quiere la cosa, pero tal cual, con una larga cambiada, y a refugiarnos, que luego es peor. Yo no seré el que niegue que, de vez en cuando, caer en el peligro tiene su cosa, que a todo le acabamos pillando el gusto, como el que dice, y no creo que tenga que dar más explicaciones, que nos estamos entendiendo.

Lo que espero es que deje de llover un poco estos días, o que llueva de noche, que con tanta lluvia se desluce todo mucho, eso es verdad. Es que ha caído tela en los últimos días, y menudo aire, que cosa más mala, que un día, creo que fue el jueves, creía que me llevaba por delante, y no estoy exagerando en nada. Y qué me dicen del trueno que cayó el otro día, vaya cosa, que muchos creímos que había estallado una bomba o que se había caído un avión, que me desperté con el corazón en la garganta, vaya sofoco más malo que tenía. En fin, que ya estamos en este tiempo que, si uno quiere, puede ser la mar de bonito, de encontrarse con los amigos y los familiares. Yo los veo todos los días, pero ahora parece que se ven de otra manera, y no sé si me estoy explicando. Lo que sea, pero que pasen unas felices fiestas y que sientan el calor de la gente que los quiere, que no creo que haya nada más importante en esta vida.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios