EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

Dr. bartolomé beltrán

Del olvido al alzhéimer

Los síntomas iniciales suelen ser difíciles de distinguir de los olvidos cotidianos

Se trata de la principal causa de discapacidad entre las personas mayores y cada año se diagnostican 40.000 nuevos casos en nuestro país. Acudo al conocimiento del Dr. Ángel Martín, vocal del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología y Neurólogo del Hospital La Paz, para saber más sobre esta enfermedad. Algunos estudios señalan que llevar hábitos de vida saludables podría reducir hasta un 40% los casos de alzhéimer, o al menos retrasar su debut clínico. Existen diversos factores de riesgo que se pueden modificar, como el control de los factores de riesgo vasculares, mayor nivel educativo o cambios en el estilo de vida, un mayor nivel de actividad física, dietas saludables y abandono de hábitos tóxicos como el tabaquismo.

Es difícil saber cuándo debuta el alzhéimer. Los síntomas iniciales suelen ser difíciles de distinguir de los olvidos cotidianos, por eso hablamos de una enfermedad infradiagnosticada, con cerca del 40% de los casos sin diagnosticar según la SEN. Unas cifras que se elevarían al 80% en los casos que aún son leves. Me comenta la doctora Sagrario Manzano, Neuróloga del Hospital Infanta Leonor de Madrid, que aunque no tiene cura existen tratamientos que, al menos por un tiempo, consiguen detener o ralentizar la progresión de la enfermedad.

La neuróloga señala que para el tratamiento están disponibles las guías clínicas a nivel nacional e internacional para todas y cada una de las fases de esta enfermedad. "Se trata de grupos de fármacos que potencian la transmisión de la acetilcolina, un neurotransmisor implicado en los procesos de la memoria y aprendizaje. Así como la memantina, un fármaco con el que se intenta evitar la muerte neuronal a través del glutamato. El primero se indica en todas las fases de la enfermedad y la memantina en fases moderadas y avanzadas", afirma Manzano.

Sin embargo, para la fase deterioro cognitivo leve, la experta matiza que no está aprobado ningún tratamiento por una agencia reguladora. En este caso los especialistas recomiendan, como en otras fases, el tratamiento para potenciar la transmisión de la acetilcolina, el extracto de Ginkgo biloba EGB 761 así como el uso de alimentos de uso médico especializado (AUMEs). Los dos últimos también podrían indicarse en fases de demencia leve, individualizando cada caso. Además, y a medida que la enfermedad avanza, los pacientes sufren alteraciones de la conducta. "Para ello se administran fármacos como antidepresivos, antipsicóticos o también llamados neurolépticos y benzodiacepinas que tratan la depresión, ansiedad, alucinaciones, agitación, agresividad o problemas de sueño", afirma. Manzano indica que en el abordaje del alzhéimer también se usan terapias no farmacológicas como programas de estimulación cognitiva así como el control del riesgo cardiovascular a través de dieta y ejercicio físico.

No hay que olvidar que un tratamiento precoz permitiría estabilizar al paciente en las fases más leves de la enfermedad y retrasar la evolución, lo cual es fundamental para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Seguro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios