EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Competición, enfrentamientos, gastronomía y trabajo en equipo. Estos son algunos de los ingredientes que trae consigo el último estreno de Telecinco que pretende instalarse en el prime time de los viernes para acabar con las reposiciones de Volverte a ver y los refritos de Tu cara me suena.

Se trata de una extensión la enésima) de Sálvame, transformada en concurso y claramente inspirada en Ven a cenar conmigo. Gourmet edition de su hermana Cuatro. Tras su primera y polémica entrega, con Lydia Lozano y Kiko Matamoros como anfitriones, nos esperan otras tres semanas de enfrentamientos entre colaboradores con la mala excusa de los fogones. Si los creadores del espacio conducido por Jorge Javier Vázquez ya han explorado terrenos como el de las bodas o la fashion week, ahora pretenden adentrarse en un terreno pantanoso para muchos de los televisivos que participan: la cocina.

Los concursantes, además de Lydia y Matamoros, son Marta López, Alonso Caparrós, María Patiño, Mila Ximénez, Chelo García Cortés y Antonio Montero. Todos ellos deberán cocinar en parejas y conseguir hacer el mejor menú frente al resto de sus compañeros.

El espacio también cuenta con la presencia de dos chefs famosos que, además de ayudar y aconsejar a los tertulianos, puntúan sus recetas. Cada semana dos protagonistas de las tardes de Telecinco hacen equipo y acuerdan un menú a su gusto, que pueda abastecer a sus seis contrincantes, dos cocineros y el presentador, que como no podía ser de otra manera, también será Vázquez.

Los chefs novatos tienen que ir el día antes a comprar juntos todos los ingredientes para su festín culinario, y el mismo viernes en Sálvame Diario comienzan a preparar la cena para una docena de comensales con un tiempo límite establecido. Todos ellos, además de cocinar, se encargan de preparar la mesa para sus comensales, que empiezan a llegar al finalizar el espacio diario. Tras el postre, la cena es puntuada tanto por sus rivales como por la audiencia, y ésta última tiene un papel decisivo.

La última cenaarrancó por todo lo alto con Jorge Javier vestido de gala para la ocasión con un traje de lentejuelas brillante, acompañado por varios bailarines. El presentador cantó y demostró sus dotes como actor musical. Como era de esperar, la polémica se ha servido como plato principal de un menú en el que se ha comentado todo: desde el moco de Antonio Montero a lo borde que estuvo Lidya Lozano con la chef Begoña Rodrigo, la encargada de dirigir su cocinado, ganadora de la primera edición del Top Chef de Antena 3 y estrella Michelin. Pero es evidente que las estrellas no pagan las facturas, y Mediaset es generosa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios