EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

En la intimidad aireada de Operación Triunfo las lenguas se desatan y los insultos de Mailaen en la mesa del desayuno sobraban. La concursante navarra se vino demasiado arriba en sus opiniones sobre los aficionados taurinos, vertidas sólo en youtube, para una audiencia limitada, pero con expresiones distantes de una participante en un concurso de la cadena pública y que cuesta 14 millones de euros por temporada. Operación Triunfo es una merienda de millennials y se le valora ya sólo por su repercusión en el universo viral que por el número de espectadores que sienta el domingo en la pantalla. OT se ha devaluado rápido y las salidas de tono de sus participantes no vienen a mejorarlo.

Estrella Morente, invitada en la pasada gala, saltó al aire con un prólogo pro-taurino en el tango Volver que compartía con otra participante, como una respuesta espontánea y acentuada a la bocazas de Maialen. Pero no era la oportunidad ni el momento si no lo conocía la dirección del programa. El productor ejecutivo de OT, Tinet Rubira, tiene la responsabilidad de saber al dedillo qué va a transmitirse en cada instante del directo. Si el alegato poético no estaba en los ensayos no era leal ni profesional que Estrella Morente lo pronunciara. No vale siquiera que fuera un arranque espontáneo, que no lo era. Ni siquiera lo respondía en el mismo ámbito donde se expresó la concursante impertinente (de la que TVE tuvo que pedir disculpas). La polémica innecesaria no beneficia a un formato donde ha de prevalecer la música, aunque sospechamos que funciona más todo lo que orbita en torno a las actuaciones que los números en sí.

Si hay un metepatas que origina que muchos no le tengamos aprecio a este programa es el director musical, Manu Guix. Se le ha insultado en exceso en estos días, sí, pero porque llueve sobre mojado cuando dedicó tantas groserías a las fuerzas de seguridad y al Rey. Guix, Noemí Galera: si se cobra de RTVE habría que tener la lengua más domesticada. Y mantener al alumnado un poquito más prudente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios