EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Podrá caer mejor o pero Telecinco, y reprochable su exceso de reality, pero ha sabido perfilar un formato como Got Talent y convertirlo en un programa incisivo, con galas esperadas que ganan aún más con el directo, donde los vértigos se disparan. El secreto del éxito de este talent puro y esencial (un valor anónimo se reta en el escenario y el jurado y el público deciden como en el coliseo romano) radica en estas temporadas en un jurado compensado. Una comisión donde Risto no tiene que fatigarse en su posición criticona a lo Simon Cowell, y Edurne es el contrapunto dulce con otros dos vértices amables con punto de humor, sin perder el criterio, como Paz Padilla y un Dani Martínez que es más atinado que Eva Isanta y Eva Hache. También es discutible la sobreexposición de estos mismos rostros pluriempleados de la mosqueona Mediaset.

Y si Got Talent ha carburado en estas semanas al alza ha sido por un casting también compensado e interesante a cargo de Fremantle. Lo importante es que los frikies parecen que ya no son tan necesarios para que la máquina furule. Basta con que el jurado se lo currele más.

De esta entretenida tercera semifinal (sí, ay, pecan de larga) además de los clasificados por el público ha destacado una joven de El Puerto de Santa María, la cantautora Julia González. Una chica de quince años, hija de una compañera de este periódico, Teresa Almendros, que se crece en escena y que le echa coraje y empeño a su vocación. Es muy joven y se le puede atisbar ya un gran futuro, con tiempo por delante para dar mucho de sí. En un reto como dar la talla ante el jurado de Got Talent ha demostrado una madurez admirable. Julia es un ejemplo del talento de Andalucía, el mismo que se bate cada viernes en Canal Sur con Manu Sánchez. Y de paso esta joven, esta mujer, levanta la autoestima a una ciudad que debe mirar más por su gente como El Puerto. Got Talent tiene mucho de servicio público, aunque lo haga una privada tan Telecinco como la propia Telecinco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios