El Íbex 35 conquistó la cota de los 6.800 puntos tras anotarse un ascenso del 1,55% en la sesión de ayer, impulsado por el sector bancario y con los inversores atentos a las reuniones de la Reserva Federal (Fed) y del Banco Central Europeo (BCE) para abordar nuevas medidas de estímulos para afrontar el impacto económico del nuevo coronavirus.

La semana está marcada por una primera tanda de resultados empresariales, entre ellos Santander, Bankia, BBVA, Caixabank y Sabadell.

Ayer, le tocó el turno a Banco Santander, que anunció un beneficio de 331 millones hasta marzo, un 82% menos, tras provisionar 1.600 millones por el Covid-19. Sus acciones han subido un 4,78%.

En el plano macroeconómico, ayer se conoció que el paro en España subió en 121.000 personas en el primer trimestre del año, lo que supone un 3,8% más que en el trimestre anterior y que la ocupación disminuyó en 285.600 puestos de trabajo (-1,4%), por el efecto del Covid-19 y de la desaceleración.

Las bolsas europeas también cerraron la jornada con renovado optimismo, con avances del 1,85% en Londres, del 1,32% en París, del 1,25% en Fráncfort y del 1,78% en Milán.

El barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Estados Unidos, se situaba en los 12,10 dólares, mientras que el crudo Brent, de referencia para Europa, marcaba un precio de 20,23 dólares.

Por su parte, la prima de riesgo española dejó de subir y se contuvo en 133 puntos básicos, con el interés exigido al bono a diez años en el 0,836%, mientras que la cotización del euro frente al dólar se colocó en 1,0843 billetes verdes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios