Análisis

francisco andrés gallardo

Cosentino

A vueltas con las medallas andaluzas, la distinción a Francisco Martínez Cosentino reconoce el esfuerzo empresarial en Andalucía. En una tierra donde es necesario trabajo y profesionales capaces de 'fabricarlo', es incomprensible que durante años en el 28F no se reflejara en su dimensión el agradecimiento a los empresarios. De hecho en nuestras cadenas son invisibles o tratados de sospechosos. En la televisión en España, pública y privada, de aquí y de por allá, los empresarios y los autónomos sólo salen envueltos en noticias que hablan de corrupción, conflictos sindicales e intereses politizados. O con fines comerciales de la propia cadena. En los magacines de nuestra autonómica, al margen de la política, no verán a quienes crean riqueza económica para nuestra gente. La versión que damos a través de nuestra televisión de proximidad es la de una Andalucía que trabaja poco y festeja demasiado. Sólo verán a jubilosos y jubilados andaluces mojando churros, haciendo cola para recibir chiribiches, gusarapos o cualquier otro condumio que no vale ni un euro o, formando coros para desgañitarse por cucaramoñas en honor a San Tegumento, venerado patrón de la comarca de Los Altramuces.

Las palabras de Cosentino hablan de una realidad que en nuestras televisiones, en un contexto convencional, sólo interesa si hay factura de por medio. O si hay un sesgo político al que azuzar.

Entre los programas que echamos de menos en los 30 años de Canal Sur figuran espacios como Tecnópolis, el único donde cabían empresarios, empresas, tecnología y ciudades y que fue extrañamente cancelado por la dirección cuando era lo más visto de los domingos. Tal vez al anterior gobierno de la Junta le incomodaba que se hablara de prosperar sin tener que pedir favores.

El almeriense dijo mucho en pocas palabras. Cubrió en unos minutos lo que durante años ha sido silencio. En unas cadenas italianizadas donde sólo aparecen políticos, actores y famosos inventados al servicio del amo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios