Cuando las cosas son bonitas hay que decirlo, y ya está, que no pasa nada por decirlo, que ya bastantes cosas feas tenemos en nuestra vida como para no reconocer lo que es bonito. O eso es lo que yo pienso, que mejor siempre la alegría que las penas, aunque tengamos que acostumbrarnos a vivir con ellas, pero sabiendo cuando acaban y la importancia que tenemos que darle.

Esta Velá de la Fuensanta ha sido bonita, hay que reconocerlo, porque ha sido como casi siempre ha sido, y aunque ya no es la feria grande que yo conocí cuando niño, que hasta se echaba un pulso con la de la Salud, sigue siendo cordobesa por los cuatro costados, porque eso no hay quien lo niegue. Que siempre ha sido una fiesta muy nuestra, que toda Córdoba se venía a este barrio a tocar la campanita. Y todos los años nos volvían a contar la historia del caimán, que en verdad no tiene una sola historia, porque a mí me han contado unas cuantas y alguna más. Pero todas bonitas, y eso que algunas se les nota a la legua que son más falsas que los billetes del Monopoly.

Soraya, Cayetano y yo nos hemos dado unas vueltecitas por allí y lo hemos pasado en grande, que nos hemos encontrado con un montón de amigos y hemos disfrutado de lo lindo. De eso se trata, y de poco más, que hay cosas que nos gustan tanto porque son así de simples, no hay que darle más vueltas, y ya saben ustedes a lo que me refiero. Pues de eso estoy hablando.

Otra cosa bonita llega mañana, en El Arcángel, que se presenta el libro que han hecho sobre el Córdoba y que me han dicho que es una auténtica maravilla, y muy de mi barrio, como les cuento. Porque todo se le ha ocurrido a Salvador Alba, que vive en Santa Marina, aquí al lado, y la portada es obra del gran Farruqo, que de toda la vida ha vivido en Jesús Nazareno, más del barrio no se puede ser. Dos grandes los dos, cordobeses y cordobesistas por los cuatro costados, que han hecho muy bien en unirse para esto tan bonito.

Además este libro llega en el mejor momento, con nuestro equipo haciendo las cosas mejor que bien, que en El Arcángel sigue igual que la pasada temporada, marcando goles y jugando de fábula, que más no se puede pedir. En fin, que como decía antes, que cuando hay cosas bonitas hay que gritarlas para que todo el mundo se entere y también las disfrute, como debe ser. Y que la cosa siga así, porque de lo bonito nunca nos cansamos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios