Cultura

"No hay ninguna región con el nivel de clientelismo político de Andalucía"

  • El malagueño presenta hoy en Córdoba su libro 'El cortijo andaluz', en el que denuncia el despilfarro realizado en la comunidad andaluza en los últimos 30 años

El periodista malagueño Agustín Rivera, delegado de El Confidencial en Andalucía, presenta esta tarde a partir de las 19:30 en la librería El Laberinto (Ronda de Isasa, 4) su último libro, El cortijo andaluz. Treinta años de subvenciones, enchufismo y despilfarro (La Esfera de los Libros), en un acto en el que también participarán los periodistas Rafael Ruiz, jefe de Local de el Día, y Alfonso Alba, colaborador de El Confidencial y fundador del diario on lineCordópolis.

-¿Por qué decidió emprender esta aventura y con qué objetivo lo hizo?

-El objetivo era denunciar el intrusismo, el despilfarro y la trama de subvenciones que hay en las administraciones, sobre todo en la Junta de Andalucía tras más de 30 años de gobierno del PSOE. Pero también en algunos ayuntamientos y diputaciones gobernados por el PP e IU. He querido exponer eso con datos, e incluimos una parte de investigación sobre los ERE falsos.

-¿De qué datos habla?

-Se cuantifica, por ejemplo, todo el tema de las subvenciones aportadas, caso de los ERE falsos, que se elevan a más de mil millones de euros en un periodo de nueve años. No hay ninguna comunidad que tenga este nivel de clientelismo político. Hay también en Valencia, con el PP, y en Cataluña, con CiU, pero Andalucía es la única región que no ha tenido alternancia política. No es obligatoria pero sí necesaria; que los ciudadanos quieran que siga gobernando el PSOE está bien, pero lo que no ha habido en Andalucía es renovación. La figura de José Antonio Griñán, por ejemplo, es, desde mi punto de vista, una amplia decepción, porque puede ser el presidente mejor preparado y culto de Andalucía, pero se ha rodeado de una gente que no está preparada.

-¿Por qué lo de cortijo andaluz?

-El cortijo andaluz es una metáfora. Como todo título, tiene que llamar la atención, pero por fuerza es reduccionista. Sé que es polémico y algunos pueden sentirse malheridos, en cuanto a que puede dar una visión deforme de lo que es Andalucía, pero esta Andalucía existe y esos tópicos son realidad. La Andalucía que cuento es real, aunque es una parte. Es verdad que también hay logros que reconocer en estos 30 años de gobierno del PSOE, pero el cortijo andaluz no sólo denuncia las tropelías de la Junta de Andalucía y el PSOE. Hay que recordar que el propio Diego Valderas llegó a hablar de cortijo en alusión al gobierno socialista.

-¿Dónde fija su mirada en lo que a responsables se refiere?

-Creo que el máximo es Manuel Chaves. Para mí, Rafael Escuredo fue el mejor presidente de Andalucía; Rodríguez de la Borbolla hizo cosas pero fue un presidente fracasado, y Chaves tuvo durante 19 años muchas oportunidades para sacar a Andalucía del furgón de cola en el que está en muchos parámetros. En la etapa del tándem Chaves-Zarrías se creó ese clientelismo, un abono contaminado.

-¿También hay cortijo en el PP?

-También se ve reflejado. Hablo en el libro del despilfarro que ha habido, por ejemplo, en el Ayuntamiento de Málaga, donde hay un convenio que incluye subvenciones para la compra de panties. O en la Diputación, donde uno de los vicepresidentes, Francisco Oblaré, llegó a autorizar el pago de un curso de alta dirección para sí mismo y para otra vicepresidenta. Eso me parece bastante escandaloso.

-Habla de los últimos 30 años ¿Cómo se imagina las próximas tres décadas en esta tierra?

-Es difícil hacer un vaticinio, pero creo que peor que lo ha hecho el PSOE es imposible; no creo que tenga muchas dificultades para seguir gobernando. El PP lo ha hecho rematadamente mal. Y ahora tiene un presidente que no quiere ser candidato, sino alcalde de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios