Cine

Una pionera tras las cámaras

  • Josefina Molina es una referencia para quienes se dedican al mundo de la cinematografía; rompió moldes y abrió el camino a muchas mujeres

Una pionera tras las cámaras Una pionera tras las cámaras

Una pionera tras las cámaras

Nacida en Córdoba el 14 de noviembre de 1936, Josefina Molina descubrió el cine en las sesiones vespertinas de los domingos, y su pasión por la lectura le llevó al descubrimiento de la riqueza narrativa de los Episodios Nacionales, de Galdós.

En su juventud frecuentó las proyecciones y los debates del Cineclub Senda y el Cineclub del Círculo de la Amistad, también el Círculo Juan XXIII. Fundó el colectivo dramático Teatro Ensayo Medea y su primer trabajo como directora teatral fue Casa de muñecas, del dramaturgo noruego Henrik Ibsen.

Estrenada en el Salón Liceo del Real Círculo de la Amistad, sería un fracaso por las malas condiciones del local y por la escasa predisposición del público hacia la obra. En 1962 comenzó a colaborar asiduamente en el programa radiofónico Vida de espectáculos, emitido por Radio Vida, con una sección de gran éxito titulada La mujer y el cine.

En 1963, Josefina Molina inició en Madrid sus estudios en Ciencias Políticas, que abandonó para matricularse en la recién creada Escuela Oficial de Cinematografía. Filmó su primer cortometraje –Melodrama sentimental– como práctica de fin de curso y se convirtió en la primera mujer que obtuvo en España el título de directora y realizadora.

A partir de ahí, toda su trayectoria laboral girará alrededor del cine, el teatro y la televisión. En 1964 se integra en TVE como ayudante de Pilar Miró y Claudio Guerín, antes de convertirse en documentalista, guionista y realizadora de dramáticos.

Su primer trabajo como realizadora de documentales, Cárcel de mujeres, fue un éxito. Rodó capítulos de la célebre serie Paisaje con figuras, presentada por el escritor Antonio Gala, y obtuvo en 1980 la Mención Especial del Jurado en el Festival de Televisión de Montecarlo, por el capítulo Averroes.

Antes vinieron trabajos como la serie Cuentos y leyendas, junto José Luis Borau, Mario Camus; La Metamorfosis y Mi tío Jules y Vera, mediometrajes para el programa Hora 11; e incluso Especial deportes sobre la mujer y el deporte.

Brillantes fueron los trabajos que realizó para la serie Esta es mi tierra, con protagonistas de la talla de los escritores José Saramago y Ana María Matute.

Josefina Molina fue una de las grandes guionistas de los años setenta, como adaptadora y realizadora de diversos programas como Estudio1, Teatro de Siempre y Novela. Inició su trayectoria como directora de cine con Vera, un cuento cruel (1973) y en 1978 obtuvo el premio Praga de oro a la Mejor Dirección por la serie El camino, basada en el libro de Miguel Delibes.

Debutó en la dirección teatral en 1979 con la obra Cinco horas con Mario, de Miguel Delibes, que se representó durante diez años, ininterrumpidamente, por toda España. Entre sus trabajos cinematográficos cabe destacar Función de noche (1981) seleccionada por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, Lo más natural (1990) y La Lola se va a los Puertos (1993) con la cantante Rocío Jurado. Fue premio a la Mejor Dirección, en el festival Latino de Nueva York 1990 y Premio a la Mejor Película en el Festival de Biarritz, por Esquilache (1988).

En 1984, como directora y guionista de la serie Teresa de Jesús, protagonizada por Concha Velasco, cosechó un rotundo éxito dentro y fuera de las fronteras nacionales. Premio Italia de series televisivas, fue designada Mejor Serie del Año en la XXIX edición de la Semana Internacional del Cine de Valladolid.

En 1994 se le concedió la Medalla de Plata de Andalucía y fue nombrada Ateneísta de Honor por Córdoba. Cuenta con dos premios de la ATV a la Mejor Dirección/Realización, por la serie Entre naranjos, y Mejor Guión, por Esta es mi tierra. En 2003, el Consejo de la Academia de Televisión acordó concederle el Premio Toda una Vida, reconociendo así su trayectoria profesional en el medio televisivo. Y la galardonó también con uno de los Premios Talento.

En su faceta literaria publicó tres novelas: Cuestión de azar, En el umbral de la hoguera y Los papeles de Bécquer, además de una autobiografía, Sentada en un rincón. Es bien conocida su faceta feminista y, de hecho, escribió el libro Cine de mujeres en la Transición. La trilogía feminista junto a Cecilia Bartolomé y Pilar Miró.

En 2006 fundó la Asociación de mujeres cineastas y de medios audiovisuales (CIMA) junto a otras profesionales como Inés París, Chus Gutiérrez, Icíar Bollaín o Isabel Coixet, de la que es su presidenta de honor. En 2011 logró el premio Mujer de Cine, que otorga el Instituto de la Mujer.

Su desarrollo en mundo del cine y los audiovisuales le han supuesto múltiples reconocimientos, entre los que figuran la Medalla de Oro de las Bellas Artes, la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, un Goya de Honor de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas y, en 2012, Hija Predilecta de Andalucía. En 2017 ha sido la primera mujer cineasta en entrar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

A Josefina Molina lo que le gustaba era hacer cine y con empeño y esfuerzo irrumpió en la década de los 70 en un territorio vetado a las mujeres, y mucho más cuando éstas se situaban detrás de la cámara. Mientras su obra permanecía en la sombra, sus trabajos nos han acercado a los grandes de la literatura, como Kafka, Lope de Vega, Dostoievski. La de Josefina Molina es una vida llena de cine, cuyo legado ocupa por derecho propio un lugar en la historia del cine español.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios