Crítica de Cine

Un padre en las calles

José Coronado en el filme. José Coronado en el filme.

José Coronado en el filme.

Cual Mel Gibson o Liam Neeson ibérico, José Coronado recorre la noche sevillana en busca de los responsables de que su hijo se debata entre la vida y la muerte en la UVI del hospital donde él mismo es cirujano.

Tu hijo, quinto largometraje de Miguel Ángel Vivas (Secuestrados, Extinction, Inside), adopta las formas del thriller de venganza silencioso (ya se sabe, Coronado siempre funciona mejor si no tiene que hablar demasiado) para indagar en la psique de un padre atormentado y confuso, incapaz de asimilar que el que creía hijo modélico tenía una doble y peligrosa vida nocturna y, aun así, dispuesto a poner en práctica la Ley del Talión como única salida para su desesperación.

Para que este esquema clásico y básico funcione, Tu hijo se salta pronto todas las reglas elementales del guionista prudente, lanzando y forzando la película a encuentros, decisiones, azares, circunstancias y revelaciones (en vídeo) que desafían toda verosimilitud en aras de la efectividad, mejor dicho, del efectismo, que a veces roza el ridículo en su propia y ensimismada dinámica de violencia.

Parece que de lo único que se trata aquí es de tomarle el pulso visual y atmosférico a la noche de neones y semáforos a vista de camera-car, a esa (otra) ciudad vacía y fantasmal de polígonos, puentes, casitas bajas y no-lugares industriales. A la Policía, a la madre y a la lógica mejor no molestarlos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios