Cultura

Francisco Sánchez Zamorano regresa a la poesía con ‘Luz furtiva’

  • La nueva obra del presidente de la Audiencia Provincial de Córdoba recoge 25 poemas sobre el amor

Francisco Sánchez Zamorano con su última obra 'Luz furtiva' Francisco Sánchez Zamorano con su última obra 'Luz furtiva'

Francisco Sánchez Zamorano con su última obra 'Luz furtiva' / E. P.

El escritor y presidente de la Audiencia Provincial de Córdoba, Francisco Sánchez Zamorano, ha publicado el libro Luz furtiva, con el que regresa a la poesía después de más de 20 años sin publicar un poemario y lo hace con un título sugerente que “no deja de ser un oxímoron, una contradicción entre la luz y la clandestinidad”, según expone.

A su juicio, “la luz nunca puede ser furtiva o clandestina”, aunque en el fondo se trata de “una licencia para desvelar una realidad que casi siempre será luminosa desde la propia esencia del ser humano y de sus pasiones: el amor”.

Sánchez Zamorano puntualiza que “esta realidad tiene a veces zonas de sombra y vericuetos ignorados a modo de sentimientos o situaciones tan reales como inimaginables”. En concreto, detalla que “buena parte de los poemas están inspirados en los preciosos relatos que dejó la mitología, en esos maravillosos mitos de Artemisa, Afrodita, Selene, Andrómeda y Zeus”, de manera que carga las tintas en lo mitológico, “bajo el idealizado pensamiento de que si los amantes no se construyen recíprocamente un mito, el amor no alcanzará la intensidad debida para hacerlo sublime y diferente”.

Por tanto, resalta que “casi todos los poemas han sido edificados con la argamasa del amor entre un hombre y una mujer”, al tiempo que “en más de una ocasión aparece Córdoba en escena”. Abriendo con una portada que refleja el Puente Romano y la panorámica del casco de la capital de fondo, Sánchez Zamorano manifiesta que “el Puente Romano, con las murallas, el Alcázar y la Mezquita alrededor, es siempre un lugar sumamente evocador”, una zona que “siempre” le ha llamado la atención.

En concreto son 25 poemas agrupados en un título preliminar, cuatro capítulos y un epílogo. Según confiesa, “no todos los poemas quedan ultimados con la misma perfección estética y fuerza en su mensaje por más que se lo proponga el autor”, si bien indica que “tal vez el más corto de ellos (A ti me consagro), que se estructura en tan solo 17 versos, reúna con más intensidad esas dos cualidades”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios