Cultura

Un día de abrazo poético con Italia

  • Vivian Lamarque y Juana Castro protagonizan 'La Voz de los Poetas' con disertaciones sobre amor y enfermedad

  • La figura femenina continúa como protagonista de la cita

Juana Castro y Vivian Lamarque, durante la actividad 'La Voz de los Poetas'. Juana Castro y Vivian Lamarque, durante la actividad 'La Voz de los Poetas'.

Juana Castro y Vivian Lamarque, durante la actividad 'La Voz de los Poetas'. / reportaje gráfico: Juan Ayala

La decimoquinta edición de Cosmopoética continúa su caminar tras un intenso fin de semana de mezcla poética, musical y visual. Aún queda por delante una semana entera en la que La Città delle Passioni demostrará el músculo de la ciudad organizando festivales literarios de esta índole. Una semana que programa decenas de actividades en las que Córdoba y su poesía se hermanan con Italia y con la suya, por ser el territorio vecino el país invitado de este año. Así ocurrió ayer cuando la Sala Orive fue espacio de acogimiento de una nueva cita de La Voz de los Poetas en la que participaron las escritoras Juana Castro (Villanueva de Córdoba) y Vivian Lamarque (Tesero, Italia).

Poca parte de la obra de Lamarque ha sido traducida al español, lo que la hace aún más imprescindible en un Cosmopoética con acento italiano. La poeta italiana ha cosechado numerosos premios a lo largo de estos años y su obra poética se ha caracterizado por un interesante uso de la rima, algo que personaliza, y de qué manera, su obra. En un sosegado encuentro previo a su intervención con Juana Castro, Lamarque contaba la anécdota de un alumno que le cuestionaba la verdad de su poesía porque "se entendía" demasiado bien. "La poesía oscura necesita ayuda para interpretarla, la clara corre el peligro de ser leída de manera superficial. La profundidad y lo ligero son dos características que deben unirse de manera equilibrada", respondió la poeta.

La escritora de Tesero cuenta con un gran bagaje literario donde caben literatura infantil y poesía adulta, una poesía para la que también ha utilizado el dialecto milanés. "El dolor, la risa, la tragedia y la sonrisa" fueron algunas de las claves señaladas por la propia autora para describir parte de su trabajo. También la pasión "autoirónica", que podrá palparse en su próximo libro, que en español podría traducirse como El amor de una vieja. ¿Por qué un libro con un mensaje tan claro? "Porque tengo 79 años y soy coherente", respondió Lamarque.

En la mesa de Cosmopoética se sentó junto a Juana Castro, su coetánea. Castro pone al festival literario gran parte del acento cordobés de esta cita. Ambas poetas disertaron sobre temas recurrentes en sus respectivas obras, como el amor o la enfermedad. La poeta cordobesa es, y debe ser así durante mucho tiempo, un nombre fijo en los carteles que acompañan a citas como Cosmopoética. Ha sido ganadora del último premio Ricardo Molina con un poemario simbólico e impactante, Antes que el tiempo fuera. Su obra incluye, entre otros, Arte de cetrería, Fisterra, Del dolor y las alas, El extranjero, Los cuerpos oscuros o No temerás, algunos de ellos traducidos al inglés. Recibió la Medalla de Andalucía en el año 2007 y el Premio Nacional de la Crítica tres años más tarde, en 2010.

Volvieron de nuevo las mujeres a copar la parte central de la agenda poética del festival, pero no fueron las únicas. El fin de semana ha sido territorio de los más pequeños en la parte infantil de Cosmopoética, Cosmopeque. Ayer, la Biblioteca Central acogió dos talleres para los más pequeños, uno a las 12:30 impartido por Carmen Cerezo y Emilio Velilla titulado Gianni Rodari, el arquitecto de la fantasía; y otro a las 18:00, Una gata con corbata, de mano de Cecilia Moreno.

Además de Lamarque y Castro, el apartado La Voz de los Poetas acogió otras dos sesiones. La primera, protagonizada por Jorge Villalobos (galardonado con el premio Ópera Prima del Premio Andalucía de la Crítica 2018 con su libro La ceniza de tu nombre) y Andrea Abreu, periodista y fanzinera, que hace collages además de escribir poesía. La otra Voz de los Poetas vino de la mano de Ana Carolina Quiñonez Salpietro (poeta peruana con un discurso profundo y novedoso y autora del poemario Cuentos tristes que esperan las chicas antes de salir a bailar) y Bárbara Butragueño, una autora multidisciplinar, cuyo último poemario, Casa Útero, ha sido finalista del III Premio de Poesía Joven RNE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios