música

Hasta que caiga el alma

  • Pablo López hace doblete con éxito en el Teatro de la Axerquía dentro de su tour Santa Libertad

Pablo López, en un momento del concierto. Pablo López, en un momento del concierto.

Pablo López, en un momento del concierto. / juan ayala

Dijo Pablo López que se iba a dejar el alma en Córdoba y vaya si lo hizo. El cantante malagueño cerró un fin de semana de éxito en el Teatro de la Axerquía con una doble actuación -el sábado y el domingo- con prácticamente todo vendido los dos días. Tras un primer pase exultante, la sesión dominical estuvo marcada por su voz "aguardientosa", como le recriminó su madre, consecuencia, dijo, de los fríos impropios de estas fechas. Quien sabe si también de la noche cordobesa. La cuestión es que a Pablo López se le resquebrajaba la voz por momentos pero eso no fue impedimento para que se dejara el alma, la piel y las cuerdas vocales.

El de Fuengirola empezó fuerte desgranando los temas de Camino, Fuego y Libertad, una libertad a la que apeló durante las dos horas de espectáculo. Su piano y sus músicos, su verdad y sus letras bastaron para encandilar a un público entregado, incluso cuando los problemas técnicos le jugaron una mala pasada.

Pablo se atrevió a dejar la Axerquía a oscuras para cantar El patio, imitando así el momento de la primera vez que cantó esta canción ante sus más allegados. Se atrevió también a bajar hasta al escenario a una niña y su acompañante, las "sombras" que le estaban acariciando durante el show. Con la pequeña sobre su piano interpretó El gato.

En el bis desplegó su parte más íntima con Lo saben mis zapatos y también la más cañera con una versión a lo grande Tu enemigo, uno de sus temas más conocidos. Y así, cuando volvió a quedarse descalzo y a caérsele el alma, se despidió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios