Cultura

La Bienal revisa la historia reciente de España a través de 50 fotógrafos relevantes

  • Gervasio Sánchez o Chema Madoz participan en la muestra instalada en el Paseo de la Victoria

  • Jordi Bernadó inaugura en el Centro de Arte Rafael Botí la exposición ‘Simulacrum Bourrée’,

La Bienal revisa la historia reciente de España a través de 50 fotógrafos relevantes La Bienal revisa la historia reciente de España a través de 50 fotógrafos relevantes

La Bienal revisa la historia reciente de España a través de 50 fotógrafos relevantes / Laura Martín

Figuras fundamentales de la fotografía española en las últimas décadas como Cristina García Rodero, Joan Fontcuberta, Carlos Pérez Siquier, Gervasio Sánchez o Chema Madoz forman parte de la exposición 50 fotografías con historia. Una mirada a la historia de la fotografía en España de los últimos 80 años, inaugurada en el Paseo de la Victoria, donde permanecerá instalada hasta el 3 de junio.

Acción Cultural Española y la XVI Bienal de Fotografía de Córdoba (de cuyo programa forma parte como exposición invitada) proponen a los ciudadanos un recorrido por la historia reciente del país “desde el estallido de la Guerra Civil”, según Gonzalo Revidiego, comisario del proyecto junto a José María Díaz-Maroto.

“Fotógrafos de la posguerra, la Transición, los años 80 y la Movida madrileña” integran en gran parte un recorrido que también incluye a “fotógrafos documentales de los 90 y las últimas propuestas, con autores como Cristina de Middel”. La exposición surge del libro homónimo publicado en 2017 por Signo editores.

“La selección de las fotografías ha sido realizada con mucho rigor. Son 50 imágenes muy icónicas y también se ha tenido en cuenta la historia que hay detrás de la fotografía: detrás de cada una hay un gran fotógrafo pero también una historia que merece ser contada”, señaló Revidiego.

Estas historias, “extraídas a través de conversaciones con los autores y sus descendientes, en muchos casos se conocen aquí por primera vez”. El principal objetivo de este proyecto es “divulgar la fotografía española”, que en las últimas décadas ha generado referentes de gran reconocimiento internacional. El visitante “no solo va a conocer a 50 autores de la talla de Isabel Muñoz, Agustí Centelles o Gervasio Sánchez sino también esas historias: se trata de abrirle puertas para que conozca más a fondo la fotografía española”.

Entre esos relatos se encuentran los que componen la serie Vidas minadas de Gervasio Sánchez, ganador del premio Ortega y Gasset, y “otros poco conocidos que al visitante le van a sorprender mucho como el que cuenta la fotografía de César Lucas, la visita del Che Guevara a Madrid en el año 58. Esas fotos se quedaron en un cajón y no se publicaron hasta muchos años después”. Revidiego también subrayó “la historia que hay detrás de la fotografía de Enrique Meneses, fotoperiodista que estuvo acompañando a Fidel Castro en Sierra Maestra y tomándole fotografías mientras estaba escondido”.

Bienal Bienal

Bienal / Laura Martín

“Intentamos que el visitante conozca los diferentes usos que ha tenido la fotografía a lo largo del tiempo”, añadió Revidiego, “desde la Guerra Civil y los cronistas gráficos de la época hasta un tipo de fotografía de calle en la posguerra con Ramón Masats o Joan Colom, y de ahí sigue evolucionando hacia el fotoperiodismo, la fotografía documental y las últimas propuestas de la fotografía contemporánea”.

Ainhoa Sánchez, responsable del Área de Literatura y Libro de Acción Cultural Española, organismo que “tiene como objetivo la promoción y difusión de nuestra cultura y el apoyo a nuestros creadores” a través de actividades de diversa naturaleza, afirmó que este proyecto en “formato callejero” permite “romper un montón de barreras y acercar la cultura a gente que a lo mejor no va a un museo a ver una exposición de fotografía pero sí la disfruta si se la encuentra paseando por las calles de su ciudad”. Y añadió que “no hay un marco mejor que este”, el Paseo de la Victoria y la Bienal cordobesa, para una iniciativa de estas características.

El teniente de alcalde de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Córdoba, David Luque, destacó la presencia en la muestra de 17 ganadores del Premio Nacional de Fotografía y dos del Nacional de Artes Plásticas, así como su “vertiente didáctica”. “Se trata de que la ciudadanía conozca mejor” esta disciplina artística “y la calidad de los artistas de nuestro país, que siempre han estado en un primer nivel en el ámbito de la fotografía”.

Jordi Bernadó presenta Simulacrum Bourrée 

Jordi Bernadó protagoniza la última exposición de la sección oficial de la XVI Bienal de Fotografía de Córdoba, inaugurada en el Centro de Arte Rafael Botí. Simulacrum Bourrée es, afirmó el leridano en el acto de apertura, “un juego de ping-pong”, una lúdica experiencia de simulaciones y trampas en diálogo con las obras del pintor catalán Quimet Sabaté. Un juego cargado de “ironía, crítica y simpatía por nuestro país” que se beneficia del toque de “un comisario muy creativo que aporta otra mirada y mejora el trabajo”: Xosé Garrido. Permanecerá instalada hasta el 19 de mayo.

Garrido explicó que esta muestra fue originalmente una de las cinco partes de una ambiciosa exposición que pudo verse hace unos años en Barcelona. “Es un juego de representaciones en torno a la idea de simulacro”, añadió, antes de advertir que “el simulacro está invadiendo nuestro mundo: cada vez queda menos de lo real”. Algunas piezas del proyecto original, relató como anécdota, han tenido que ser retiradas porque los cuadros de Sabaté que las inspiraban han sido vendidos.

La muestra en el Centro Botí La muestra en el Centro Botí

La muestra en el Centro Botí / El Día

En este proyecto hay mucho humor pero también seriedad, si bien, según Garrido, es una seriedad sin pesimismo. “Si hay algo que nos recuerda las fotografías de Bernadó es que hay una realidad para ser observada más que para ser vivida o experimentada. Hoy quizá más que nunca”, reflexiona el comisario. Y es que “Bernadó es un observador, incluso antes que fotógrafo. La fotografía es la herramienta que ha elegido para organizar formal y visualmente un mundo en constante fuga, en un movimiento deformador que dificulta nuestra experiencia del mismo. Ya no hay acontecimientos que se vivan y de los que se pueda aprender algo. Por el contrario, sí hay realidades que se observan y que originan una gran cantidad de interrogantes”.

Bernadó subrayó que la muestra incluye una película que supone “otra vuelta de tuerca” a estos conceptos, además de “una sorpresa grande que hay que buscar en la sala”.

La presidenta de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí, Marisa Ruz, destacó “la teatralidad y el humor” de Simulacrum Bourrée, mientras que el teniente de alcalde de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Córdoba, David Luque, reparó en la circunstancia de que con esta actividad “la Bienal se expande hacia la Judería”, de tal manera que “en todos los puntos cardinales de la ciudad hay fotografía”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios