Musical de La Cubana en el Gran Teatro Canto a la vida a través del luto por Arturo

  • 'Adiós Arturo', de la compañía catalana, tendrá seis funciones del 13 al 16 de junio en el coliseo del bulevar

Canto a la vida a través del luto por Arturo

“Un espectáculo con todos los ingredientes de La Cubana: humor, música, risas y muchas sorpresas”, así definió el director de la compañía catalana, Jordi Milán, el nuevo espectáculo que trae a Córdoba, Adiós Arturo, que presentaron ayer en el bulevar del Gran Capitán con una colorida escenografía acompañada de números musicales pertenecientes a la obra.

Milán señaló que el montaje “va de ese teatro que realizamos en nuestra vida cotidiana y que pasa inadvertido”. Habrá seis funciones del espectáculo que tendrán lugar del 13 al 16 de junio en el Gran Teatro.

Esta comedia musical gira en torno a la muerte de Arturo Ciprera, “uno de los cordobeses más influyentes en el mundo de las artes y de la cultura nacido en Córdoba en 1918, en la calle San Fernando”.

En concreto, el espectáculo supone su despedida formal, su funeral, ya que así fue su voluntad. El director apuntó que Arturo era “muy especial y muy moderno, que ha querido una fiesta de despedida por haber vivido, pero era poco amante de los lutos”.

Así, añadió que “ya que ninguna funeraria ha querido hacerlo, nosotros vamos a cumplir la última voluntad de Arturo. Contamos de una manera muy loca y divertida la parafernalia que se crea a partir de la defunción de una persona”.

Junto al elenco de actores, el protagonista de la obra es el loro Ernesto, la única compañía en vida de Arturo, que es quien lleva el “intríngulis” del espectáculo. El director insistió en que “Ernesto ha vivido 40 años con el artista y es quien mejor conoce los detalles de su vida”.

En lo que respecta a sus compañeros en escena, los diez intérpretes que hacen posible este musical darán vida un total de 80 personajes. “Los actores estarán entrando y saliendo, cambiándose constantemente e interactuando con el propio público”, manifestó Milán.

Adiós Arturo “se trata de un espectáculo construido al revés: empieza por el nudo, continúa con el desenlace y termina con el planteamiento”. Esto responde a las peticiones del propio Arturo Cirera, que “desde siempre ha odiado todo lo relacionado con el teatro social por su condición de artista conocido”.

“Odiaba los entierros y los homenajes póstumos, lo sacaban de quicio”, explican desde la compañía, “no entendía como para expresar sentimientos se tenían que utilizar frases hechas del año de maricastaña y utilizar expresiones aduladoras que nunca le habían dicho al difunto en vida”.

Por ello, Adiós Arturo tiene todos los ingrediente para cumplir con los últimos deseos del ilustre artista, sin dejar atrás la seña de identidad de la compañía catalana. Córdoba ya acogió en 2012 el espectáculo Campanadas de boda, en el que coincide parte del elenco del montaje actual, y que también abordaba aspecto cotidianos de la vida desde un punto de vista teatral.

Aun así, en el caso de Adiós Arturo La Cubana ha tenido que “distanciar al espectador de cualquier recuerdo personal relacionado con el tema”, anotan desde la compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios