Cultura

'La Vaquera' vuelve a Hinojosa con un cambio de estilo

  • La primera función llena la Plaza de la Catedral

  • La obra presenta nuevo texto e introduce personajes

El marqués de Santillana y la Vaquera, en un momento de la obra. El marqués de Santillana y la Vaquera, en un momento de la obra.

El marqués de Santillana y la Vaquera, en un momento de la obra. / Sánchez Ruiz

Anoche arrancó el ciclo de representaciones de La Vaquera de la Finojosa, una cita que se da cada cuatro años en la Plaza de la Catedral de Hinojosa del Duque y que es el reflejo de historia, costumbres y unión de los vecinos de la localidad. La primera de las cuatro funciones programadas cada noche hasta el próximo domingo recibió una acogida propia de la importancia de una obra que forma parte de la vida del municipio desde hace 20 años y en la que, en cada edición, 200 vecinos ponen su esfuerzo para que tenga una puesta en escena meritoria de los premios que ha cosechado en los últimos años.

José Caballero vuelve a estar al mando de La Vaquera por tercera vez, renovando por completo el texto que se lleva a escena, en el que mantiene el hecho histórico que inspira el relato entre el marqués de Santillana y la Vaquera, pero abandona el verso rimado y presenta un nuevo enfoque para el personaje femenino. En esta ocasión, el carácter de la Vaquera es el de una mujer que no cede ante nada ni nadie, un aspecto que enriquece la obra, ya que plantea dudas a lo largo de la función y mantiene al público expectante ante la sucesión de eventos. Para la estructura de este teatro, Caballero ha recurrido al esquema de presentación, nudo y desenlace que se desarrolla a lo largo de tres actos, con cuatro escenas cada uno, y que dotan al relato con dinamismo y solidez que lo convierten en una historia compacta y amena.

Caballero reinventa el carácter de la Vaquera y la hace insumisa ante el control y el poder

El primero de los cambios que recibió el público se encuentra en la presentación de la obra, que se produce de la mano de tres personajes inéditos. Tres cómicos italianos, acompañados de un nuevo ajuste musical, dan paso a la representación de La Vaquera a su propio estilo, dejando que el humor cobre cierto protagonismo. Tras esto, da comienzo la función con la fachada renacentista de la catedral acogiendo a los personajes que, aunque mantienen el vestuario habitual de otras ediciones, presentan cambios en la coloración de los mismos. El trabajo de Francisco Tamaral para esta ocasión ha supuesto un cambio en los matices visuales que acompañan a los que se producen en el texto.

A pesar de los cambios introducidos desde la dirección y los derivados de la habitual renovación del reparto, la obra no se olvida en ningún momento del hecho histórico al que se debe. Las actuaciones de Ángel Aranda y Verónica Leal como marqués de Santillana y Vaquera representan la historia de amor entre ambos personajes manteniendo el equilibrio entre los momentos más enérgicos y los que requieren pausa para desarrollar la trama. Para ello, cuentan con el apoyo de personajes como Alonso, doña Aldonza o Bato, que se compenetran en escena con los protagonistas y además ofrecen nuevas tramas que complementan la acción principal aportando un carácter propio. Todo esto no es sino un reflejo del trabajo de un elenco de actores que durante ocho meses ha trabajado para elaborar personajes cargados de matices a pesar de no ser profesionales de la actuación.

Los asistentes más fieles a las ediciones de La Vaquera de la Finojosa pudieron comprobar, además, que la esencia de Hinojosa sigue presente en la representación. Las escenas del mercado, la entrada de los caballos o los momentos musicales siguen formando parte del teatro y representan la cultura y costumbres de la época en la que se ambienta la trama. Los bailes, refresco de la obra, están dirigidos por la coreógrafa Susi Páez y se adaptan a la música del compositor Miguel Cerro, que está interpretada por la Tuna Hinojoseña y forma parte de La Vaquera desde sus inicios en el año 1998.

La puesta en escena -que ayer contó con la presencia de la consejera de Educación, Sonia Gaya- continúa hoy a las 22:00 en la plaza y repetirá todas las noches hasta la del domingo 5 de agosto, día de despedida. Cuenta con un aforo máximo de 1.600 personas por función, aunque algunas sesiones ya registran una venta casi completa de entradas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios