Crítica de Cine

Pesadillas de cine para los hijos de sus primeros lectores

Fotograma de 'Pesadillas 2: Noche de Halloween'. Fotograma de 'Pesadillas 2: Noche de Halloween'.

Fotograma de 'Pesadillas 2: Noche de Halloween'. / el día

Con la serie de libros infantiles publicados en su serie Pesadillas R. L. Stine se hizo millonario; y con sus adaptaciones para videojuegos, series y películas para la televisión y el cine multiplicó por mucho su fortuna. Lógico, dado que pulsa todos los elementos del terror y la fantasía que seducen a los niños desde que a mediados del siglo XIX nacieron los relatos escritos específicamente para ellos.

En la anterior Pesadillas (2015) el propio escritor era uno de los personajes y los jóvenes protagonistas habían de enfrentarse a monstruos que se escapan de las páginas de sus libros para pasearse por el mundo real.

En esta ocasión son la noche de Halloween y un muñeco de ventrílocuo -criatura clásica del cine de terror desde El gran Gabbo (1929)y Al morir la noche (1945) a Devil Doll (1964) o Magic. El muñeco diabólico (1978)- los que propician la aparición de los monstruos que, siguiendo otra antigua tradición, pueden ser seres terribles o los más inicuos objetos convertidos -ositos de gominola o una araña hecha con globos - en amenaza.

El especialista en películas juveniles Ari Sandel convierte la historia de Stine en un correcto y agradable entretenimiento infantil con buenos efectos más artesanales que digitales, lo que se agradece.

Han pasado tantos años desde las primeras ediciones de las obras de Stine que algún niño que tuvo sus primeros escalofríos con estos libros irá a ver esta película con su hijo. No deja de ser un detalle simpático.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios