EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cultura

Lorenzo Palomo cerrará el Festival de la Guitarra con María Bayo y Pepe Romero

  • Córdoba acogerá el 11 de julio el estreno de dos obras del compositor · El pozoalbense espera llevar el próximo año al Teatro de la Axerquía su cantata 'Dulcinea', con Ainhoa Arteta y el Orfeón Donostiarra

El Festival de la Guitarra tendrá este año una clausura de excepción que permitirá a los aficionados profundizar en el conocimiento del que sin duda es el compositor cordobés con más proyección internacional: Lorenzo Palomo, una figura reconocida en los principales escenarios musicales del mundo (en los que ha desarrollado proyectos con Jesús López Cobos, Montserrat Caballé y Rafael Frühbeck de Burgos, entre otros) que estrenará en Córdoba el 11 de julio, con carácter absoluto y de la mano de la soprano María Bayo y el guitarrista Pepe Romero, dos obras para canto y guitarra: Mi jardín solitario y Madrigal y cinco canciones sefardíes.

Mi jardín solitario es una obra compuesta sobre textos de Celedonio Romero, padre de Pepe Romero. "Él escribía versos de aire popular -explica el compositor-. En una ocasión me regaló un libro con sus poemas y en la dedicatoria me animaba a ponerles música algún día, porque decía que así tendrían más valor. Años después, cuando él ya había muerto, coincidí en la casa de la familia Romero en California, en una fiesta de año nuevo, con María Bayo, que estaba actuando en Los Ángeles. María y Pepe me pidieron que les compusiera una obra y entonces recurrí a los versos de Celedonio". La grabación discográfica de Mi jardín solitario ya ha sido realizada y llegará al mercado en los próximos meses, antes del Festival de la Guitarra. El CD, publicado por Naxos, incluye también Madrigal y cinco canciones sefardíes, una versión de la cual, con arpa en lugar de guitarra, ha sido estrenada en Berlín.

Asimismo, Palomo espera traer el próximo año a Córdoba -las conversaciones que ha mantenido con representantes institucionales apuntan a que será posible- una de sus obras más aclamadas, la cantata fantasía para cuarteto local, gran coro y orquesta Dulcinea, que fue estrenada en el Konzerthaus de Berlín en 2006 por Ainhoa Arteta y el coro y la orquesta de la Ópera de Berlín, dirigidos por Miguel Ángel Gómez Martínez. En Córdoba, la obra tendría como escenario el Teatro de la Axerquía y Arteta estaría acompañada por el Orfeón Donostiarra y la orquesta de la ciudad (ampliada a 80 componentes). Dulcinea es un homenaje a don Quijote y su amada con el que Palomo se convirtió en el primer compositor español que estrenó una obra en el prestigioso espacio musical berlinés.

Otro proyecto que el compositor ha ligado a Córdoba, en el marco del proyecto de la Capitalidad Cultural, es Canto por la paz, una gran cantata sobre la convivencia entre culturas (protagonizada por Maimónides, Séneca, Abderramán III...) que, si el proyecto sale adelante, será estrenada en la ciudad con la participación de "grandes solistas internacionales".

Córdoba y Andalucía han estado siempre presentes en la trayectoria de Lorenzo Palomo, entre cuyas composiciones también destacan Nocturnos de Andalucía, estrenada en 1996 en el Konzerthaus de Berlín por Pepe Romero y la Orquesta Sinfónica de la Radio de Berlín y que le proporcionó un extraordinario éxito ("Salí a saludar dieciséis veces, tuvimos que repetir una de las piezas, Nocturno de Córdoba, y la gente seguía aplaudiendo..."); Cantos del alma, una suite fantasía para soprano, clarinete y orquesta que incorpora textos de Juan Ramón Jiménez, y Sinfonía a Granada, suite fantasía para soprano, guitarra y orquesta que integra poemas de Luis García Montero. Nocturnos de Andalucía ha sido interpretada en más de 70 ocasiones en distintos países.

La producción musical de Palomo, que considera que "la composición musical, como el arte en general, está en un momento de revolución total", contempla también, entre otras obras, el Concierto de Cienfuegos (para cuatro guitarras y orquesta) y El amor de los dos ositos (cuento sinfónico para soprano, mezzosoprano y orquesta).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios