Proyectos La administración autonómica expone sus propuestas para reforzar el potencial cultural de la ciudad

La Junta acelera los trámites para la declaración de Medina Azahara

  • La Consejería de Cultura presentará en el próximo Consejo de Patrimonio un informe sobre los méritos de la ciudad palatina para ser Patrimonio Mundial como paso previo a la futura formalización de la candidatura

Comentarios 2

La "oportunidad" de que Medina Azahara sea declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco "ha llegado". Así lo anunció ayer la consejera de Cultura de la Junta, Rosa Torres, durante una visita al Museo Arqueológico en la que hizo un recorrido por algunas de las piezas que pasarán a formar parte del Centro de Interpretación de la ciudad palatina. "Creemos que ahora existe una oportunidad a la vista de los últimos acontecimientos y las últimas declaraciones", por lo que la Junta redactará "un informe poniendo en valor Medina Azahara, poniendo en valor desde luego la oportunidad que creemos que existe en este momento", explicó Torres. Este documento, que recoge los méritos que atesora la ciudad palatina para ser declarada Patrimonio Mundial y que supone un avance de su futura candidatura formal a esta distinción, será presentado en el próximo Consejo de Patrimonio, que se celebrará en Palma de Mallorca los días 16 y 17 de julio y en el que se expondrá el expediente de los Patios cordobeses.

Tras este movimiento, una vez que la candidatura de la ciudad califal se haga oficial deberá ser aprobada por el Gobierno central. Éste será el que presente ante la Unesco al conjunto arqueológico como aspirante a formar parte de la lista de sitios Patrimonio de la Humanidad.

La consejera aclaró que el yacimiento "siempre ha permanecido" en la relación de bienes que aspiran a ser Patrimonio Mundial: "Con una u otra fórmula, pero siempre hemos tenido claro que ahí debía estar". "Estamos convencidos de sus valores y de su riqueza para serlo desde hace mucho tiempo", añadió. Sin embargo, "los procesos de declaración son siempre complejos y requieren rigor en los expedientes y en el enfoque que se les dé", además de "la estrategia, la unidad y la oportunidad".

Esa "oportunidad" viene dada, según Rosa Torres, por el interés que han mostrado representantes de la Unesco al enterarse de que la ciudad palatina no formaba parte de esta lista. "He leído y contrastado que responsables de máximo nivel de Unesco han planteado en los últimos días las posibilidades, la necesidad y casi la sorpresa por que Medina Azahara no sea Patrimonio de la Humanidad", puntualizó la titular de Cultura.

Respecto a las diferentes voces que en las últimas semanas se han referido al inconveniente que suponen las parcelaciones situadas en el entorno de la ciudad palatina para su nombramiento como Patrimonio Mundial, Torres indicó que "opinar es libre" y que "esfuerzos se han hecho para que eso que se podía considerar una amenaza o un peligro esté en fase de normalización y regularización". Además, apuntó que "no hay una solución para este problema; habrá de ser atajado con distintas soluciones", para lo que se ha creado una oficina técnica que "va a estudiar caso por caso prácticamente cada una de esas afecciones que hay en Medina Azahara".

Una de las actuaciones que la consejera puso como ejemplo y como empuje para el proyecto de Patrimonio Mundial es la creación del Centro de Interpretación de Medina Azahara, que abrirá sus puertas en septiembre y que albergará 163 piezas originales (algunas nunca expuestas anteriormente) en su área expositiva. Esta nueva sede empleará diferentes recursos como información estática complementaria, material audiovisual y maquetas con proyecciones.

El proyecto se ha basado en tres aspectos fundamentales: interactividad, tecnología y formación. El contenido tiene un "eje unitario fácilmente comprensible por el usuario".

La muestra se organizará a lo largo de cuatro bloques temáticos: ¿Por qué surge Medina Azahara?, Planificación e infraestructuras de la ciudad, La ciudad y sus habitantes y La destrucción y la recuperación. A lo largo de este recorrido se mostrará que la ciudad no vivía aislada, las costumbres de ciudadanos y gobernantes y los elementos que hacían posible su funcionamiento.

La capacidad del centro ofrecerá al público una serie de servicios propia de una institución moderna como una sala didáctica, un centro de documentación y consulta, sala de conferencias y salas polivalentes. Además se ha creado un centro de almacenamiento para la conservación y el tratamiento de los materiales arqueológicos que se hallen en el yacimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios