Cultura

Felipe VI inaugura el Museo Íbero de Jaén, un espacio "único" en el mundo

  • La presidenta andaluza destaca que el nuevo centro "contribuirá a difundir las raíces de la civilización que da nombre a España"

El Rey y la presidenta andaluza recorren la exposición temporal con que abre el museo. El Rey y la presidenta andaluza recorren la exposición temporal con que abre el museo.

El Rey y la presidenta andaluza recorren la exposición temporal con que abre el museo. / reportaje gráfico: josé manuel pedrosa / efe

El Rey Felipe VI, acompañado de la presidenta andaluza, Susana Díaz, inauguró ayer el Museo Íbero de Jaén, único del mundo dedicado en exclusiva a esta cultura y que abre sus puertas con una exposición temporal con 352 piezas de una veintena de yacimientos de Córdoba, Granada, Sevilla, Málaga y Jaén. El nuevo espacio, que tendrá el mismo horario que el resto de museos de la Consejería de Cultura, ofrece una visión global de los seis siglos de desarrollo de la cultura íbera, que se extendió desde el Guadalquivir hasta el sur de Francia entre el siglo VI a.C. y la dominación romana.

Don Felipe fue recibido a las puertas del museo por unas doscientas personas que lo esperaban bajo la lluvia, algunas con banderas de España, y estuvo acompañado, entre otras autoridades, por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y los consejeros Miguel Ángel Vázquez (Cultura) y Felipe López (Fomento y Vivienda). Fue este último quien, siendo presidente de la Diputación de Jaén, comenzó a impulsar la construcción del museo hace 20 años. Ya en el interior, tras un breve discurso de Susana Díaz, Felipe VI descubrió una placa en la que se recogía de modo escueto su presencia en el acto.

El proyecto comenzó a gestarse hace 20 años pero no se abrirá al completo hasta 2019

"Este museo contribuirá a dar a conocer las raíces de la civilización que da nombre a España", declaró la presidenta andaluza sobre un espacio que se abre "en un momento en el que en este país todos buscan las raíces de sus pueblos". "Con este museo, que ocupa el solar donde estuvo la antigua prisión provincial, podemos también recuperar la memoria histórica de lo que supuso para una tierra como Jaén aquella etapa difícil y negra, la etapa de la dictadura", añadió Díaz, para quien el Museo Íbero ayudará a "poner las luces largas hacia el futuro" en una España "que tiene que ser mejor y que tenemos que compartirla juntos".

La exposición temporal con la que abre el espacio, La dama, el príncipe, el héroe y la diosa, comienza con cuatro cráteras griegas encontradas en el yacimiento de Piquía en Arjona (Jaén) a través de las cuales se construye una historia centrada en cuatro personajes de la cultura íbera. Así se cuenta la historia del príncipe de Piquía, en los últimos años de esta cultura, donde es palpable ya la romanización en un personaje que vestía como un soldado romano pero escribía en íbero, llamado Iltirtiiltir.

El papel de la mujer, no sólo como diosa, sino también como una dama, una persona de carne y hueso, es el objeto de otro de los apartados, donde además se recoge la importancia del matrimonio en el mundo íbero. La exposición finaliza con una alusión al daño que ocasiona el expolio, sobre el que Arturo Ruiz, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Jaén y comisario de la muestra junto a Manuel Molinos, director del Instituto de Arqueología Ibérica, dijo que "a los objetos antiguos cuando se expolian se les quita la memoria" y pierden su relación con las historias y el lugar donde fueron encontrados.

Las piezas proceden fundamentalmente del Museo de Jaén -la provincia acumula hasta 545 yacimientos- pero se incluyen de otras instituciones gestionadas por la Junta, como el Museo Arqueológico de Sevilla, el Arqueológico de Córdoba, el Museo Municipal de Baza (Granada), el Museo Histórico Municipal de Baena (Córdoba), el Conjunto Arqueológico de Cástulo (Linares, Jaén), la Fundación Rodríguez Acosta y el Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica. Entre las piezas destacan la Dama de Cerro Alcalá, el Guerrero de la doble armadura de Cerrillo Blanco, el Héroe del Pajarillo, el busto de Baza o la Cabeza de Lobo del Pajarillo.

El nuevo centro, que comenzó a gestarse en 1997, y cuya primera piedra se puso en 2009, se inaugura ayer tras años de paralizaciones y retrasos, en una zona donde se encontraba la antigua prisión provincial, ahora derruida, de más de 11.000 metros cuadrados. La obra ha requerido una inversión de 27 millones de euros y aún resta realizar su musealización para que pueda abrirse de forma completa, lo que no ocurrirá hasta al menos el año 2019.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios