Cultura

El Centro Botí afronta su tercera fase con el objetivo de abrir en 2010

  • La Diputación aprueba el proyecto de ejecución de las obras de terminación del edificio de la calle Manríquez, que durará 18 meses · Abrirá sus puertas tres años después de lo anunciado inicialmente

En el otoño de 2010, si se cumplen los plazos previstos, abrirá sus puertas el Centro de Arte Rafael Botí, que, ubicado frente a la plaza de Judá Leví, albergará el patrimonio artístico de la Diputación de Córdoba. La institución provincial ha aprobado la tercera fase del proyecto, que ahora afronta su plazo de licitación y adjudicación con objeto de que las obras puedan comenzar en unos dos meses. Esta intervención, que engloba las labores de "acabado" del edificio y tiene un presupuesto de 550.000 euros, durará un año y medio, según el arquitecto director de obra Juan Aparicio.

Lejano queda ya aquel 17 de junio de 2005, cuando el presidente de la Diputación, Francisco Pulido, acompañado por los delegados de Cultura y Gobierno Interior, Serafín Pedraza y Emeterio Gavilán, colocó la primera piedra del centro y postuló el final de las obras, presupuestadas en 1.200.000 euros, para finales de 2007. En 2002 habían comenzado las catas arqueológicas en el solar, que dieron como resultado el hallazgo de diversos restos arqueológicos, entre ellos un muro califal y una canalización almohade, a los que se unió en el desarrollo de las obras un fragmento de mosaico romano. En 2006 se llevó a cabo la primera fase del edificio (adjudicada a la empresa Mondisa, S. A.), consistente en los trabajo de excavación y cimentación, y entre septiembre de 2007 y febrero de 2008, la segunda (desarrollada por Incode S. A.), consagrada a la construcción de la estructura y que incluyó algunos arreglos adicionales. La próxima fase, señaló Aparicio, contempla las actuaciones referentes a cerramientos internos, particiones, tabiques, solería, ventanas, cubiertas y preinstalaciones del edificio (iluminación, aire acondicionado...). Posteriormente se llevarán a cabo los trabajos finales (pintura, puertas, apliques...).

Se trata de una "obra compleja", indicó el arquitecto, sobre todo por la ubicación del solar, que no cuenta con accesos fáciles.

El Centro de Arte Rafael Botí se sitúa sobre un solar de forma poligonal con una extensión superficial de 395,36 metros cuadrados. Tiene una fachada libre de 15,36 metros que da a la calle Manríquez. Este emplazamiento en un entorno de edificios singulares, muchos de ellos con protección histórico-artística, "ha determinado el proyecto, que se inspira en la posible arquitectura precedente", indicó la Diputación en un comunicado.

El centro, diseñado por el arquitecto José Chastang, se estructura en tres plantas sobre rasante y cuenta con un sótano para servicios y almacenes. Está prevista la integración de los restos arqueológicos hallados y la iluminación de estos cenitalmente desde el patio de la planta baja. Del mismo modo, se ha planteado la creación de un espacio arquitectónico conjunto para su mejor contemplación y que servirá de antesala a la zona de archivo, restauración, vestuarios, aseos generales y almacenes de cuadros.

La planta baja acogerá la zona de control de acceso, la sala para biblioteca y archivo documental, una sala polivalente para reuniones o exposiciones, los aseos y el patio principal con galería. En la planta primera se localizará una de las salas de exposición, con capacidad para 200 cuadros, junto a un área administrativa y de almacenamiento.

Finalmente, la planta segunda estará destinada a salas de exposición, con capacidad para 250 obras, y la planta de cubiertas podrá utilizarse para actos culturales y exposiciones.

El futuro equipamiento albergará los fondos artísticos de la Diputación, incluidas las colecciones de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí, y las futuras adquisiciones de obras de arte. Además de esta función, el Centro de Arte Botí será un espacio para exposiciones temporales. Rafael Botí, Antonio Rodríguez Luna, Pedro Bueno, Julio Romero de Torres, Ángel López Obrero, Pepe Espaliú y Equipo 57 son algunos de los artistas y colectivos que estarán representados en las salas de este equipamiento, concebido por la Diputación, según indicó Pulido en el acto de colocación de la primera piedra, como una aportación al proyecto de la Capitalidad Cultural de 2016. "Queremos hacer un centro importante en cuanto a la difusión de la cultura y la promoción de la creación artística", destacó el presidente de la institución provincial. Un proyecto "vivo, al servicio de Córdoba" y que estará "integrado en su entorno".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios