Cultura

Andalucía reivindica su papel en las vanguardias en 'Días de viejo color'

  • Los claustros de la Diputación de Cádiz acogen una muestra con alrededor de 150 piezas que expone el origen de la modernidad desde 1956 a 1986

El fotomontaje de Jorge Rueda (Almería, 1943) realizado en 1975, en el que un anciano con boina y parecido a Franco aparece con una especie de globo en forma de pepino recoge la filosofía de la muestra Días de viejo color. Vestigios de una Andalucía pop (1956-1986) que acaba de abrir en la Diputación Provincial. Y lo hace por la propuesta de fusión entre lo folclórico y la modernidad, lo agreste y la vanguardia que se impone en esta icónica imagen del que fue considerado el padre de la fotografía surrealista, y de cuya imagen se toma la figura del pepino como simbólico leitmotiv de la muestra. "El pepino es el equivalente al plátano de Andy Warhol" decía su comisario, Fran G. Matute, que acompañó al diputado y vicepresidente de la Fundación Provincial de Cultura, Salvador Puerto y a la directora del Centro de Estudios Andaluces, Mercedes de Pablos durante la inauguración.

Alrededor de 150 piezas de toda naturaleza -libros, fanzines, retratos, cuadros, collages, carteles de cine, folletos de mano, súper 8, obras de teatro- confluyen en recorrido articulado desde las "principales válvulas de escape por las que se fue colando la modernidad en Andalucía". Ventanas a las que asomaron aquellos artistas andaluces más inquietos para empaparse de las nuevas corrientes de cultura contemporánea, a finales de los 50 y durante los sesenta. Fue entrando así "una modernidad tecnicolor que chocaba con el gris de la dictadura franquista" dando como resultado la fusión de la cultura contemporánea de influencia anglosajona con la cultura de base andaluza.

Así, arranca la muestra con retratos y piezas vinculadas a los lugares del mapa andaluz por donde se colaban los vestigios de estas primeras influencias, como fueron las bases de Rota y Morón, Torremolinos y el Campo de Gibraltar.Un mapa en el que la provincia tiene mucho que reivindicar y muchos nombres de artistas que abanderaron esta causa. Primero, desde aquí -donde se hizo y al mismo nivel- y luego desde los auténticos focos donde explotaron los movimientos vanguardistas con gran presencia andaluza - como el underground barcelonés o la movida madrileña-, pues nuestros artistas tuvieron que de dejar atrás las fronteras de una comunidad entonces muy atrasada a nivel de infraestructuras y oportunidades.

Y aunque en España se produjo una explosión de la modernidad en 1957, en Andalucía arrancó en el 56, cuando en Almería se publicó una revista fotográfica (AFAL) en la que quisieron publicar todos los fotógrafos de referencia del panorama nacional. Y no fue la única vertiente artística donde sus artífices contribuyeron a construir la modernidad. Lo hizo Carlos Edmundo de Ory desde incluso antes -cuya Fundación ha cedido dos "atrevidos" collages y alguna obra-; los pintores Guillermo Pérez Villalta y Chema Cobo, el fotógrafo de La Movida Miguel Trillo, el gaditano dúo artístico Costus, el poeta Jenaro Talens, dibujantes como el satírico Vázquez de Sola y el gaditano Carlos Pacheco; escritores como Fernando Quiñones y Caballero Bonald; cineastas experimentales como Gabriel Blanco y populares como Julio Diamante -; de flamencos rompedores como Camarón y Paco de Lucía... "Una vez construida la conciencia de estética contemporánea de los años 50 y 60 el artista se suelta en todas las vertientes", incorporando una base andaluza propia a la obra contemporánea "en una fusión muy natural" que se aprecia en un recorrido repleto de singularidades, explicaba Fran G. Matute, como puede verse en este recorrido reivindicativo de la modernidad andaluza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios