Mundo

El suicidio del ex presidente Alan García agrava la crisis institucional en Perú

  • Sus partidarios dicen que murió "por dignidad antes de ser humillado y vejado"

  • La familia rechaza un funeral de Estado

Alan García, expresidente de Perú, en una imagen de archivo. Alan García,  expresidente de Perú, en una imagen de archivo.

Alan García, expresidente de Perú, en una imagen de archivo. / EFE

El suicidio del ex presidente peruano Alan García es el episodio más cruento de la crisis institucional que vive Perú desde que se vio salpicado por la ramificación local del escándalo de corrupción en la petrolera brasileña Petrobras, que tiene a la constructora Odebrecht como principal beneficiaria.

El cuerpo de García no llegó hasta ya entrada la noche del miércoles a la Casa del Pueblo de Lima, la sede central del Apra, el histórico partido que presidía el ex mandatario.

"No ha permitido ser vejado para que lo utilicen como un trofeo de carácter político"

La familia rechaza un funeral con honores de Estado, pero igualmente el presidente, Martín Vizcarra, que impulsa una batalla contra la corrupción, ha decretado tres días de luto nacional.

La muerte del ex presidente peruano (1985-1990 y 2006-2011) tras dispararse el miércoles en la cabeza con un arma de fuego cuando lo iban a detener por el caso de corrupción Odebrecht, ha dejado conmocionada a la sociedad peruana, especialmente al Partido Aprista que todavía lideraba.

El ex presidente Ollanta Humala (2011-2016), enemigo político de García y que se encuentra igualmente imputado en el caso Odebrecht junto a los ex mandatarios Alejandro Toledo (2001-2006) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) y que llegó a pasar nueve meses en prisión preventiva entre 2017 y 2018, también ha mostrado su consternación .

La líder del partido opositor Fuerza Popular, Keiko Fujimori, en prisión preventiva por el caso Odebrecht, afirmó que desde su celda recibió "con mucha tristeza la noticia de la trágica partida del ex presidente Alan García".

Desde la puerta del hospital donde se certificó la muerte de García, el portavoz del Partido Aprista, Mauricio Mulder, aseguró que este murió "en un acto de dignidad y honor".

"La decisión que ha tomado es una decisión de dignidad y honor, no permitiendo que quien ha sido dos veces presidente sea humillado y vejado por quienes quieren utilizarlo como un trofeo de carácter político", afirmó Mulder tras gritos a sus espaldas de "El Apra nunca muere" por parte de otros simpatizantes.

El portavoz aprista consideró que García decidió morir ante la investigación que la Fiscalía mantenía abierta por los sobornos que la constructora brasileña Odebrecht pagó a altos funcionarios de su segundo Gobierno y cuyos indicios encontrados apuntaban directamente al ex presidente.

Alan García era investigado por la Fiscalía por los sobornos que la constructora Odebrecht pagó a altos funcionarios de su segundo Gobierno para obtener la adjudicación para construir la Línea 1 del Metro de Lima y cuyos indicios de los beneficiarios apuntaban directamente al ex presidente.

El caso Odebrecht involucra los millonarios sobornos que la empresa pagó en una docena de países de Latinoamérica y en Perú la empresa no solo entregó dádivas sino que también hizo donaciones irregulares a las campañas electorales de los principales candidatos, motivo por el que también está en prisión preventiva Keiko Fujimori.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios