Mundo

Al menos 156 muertos en una protesta musulmana en el oeste de China

  • Según las autoridades, hay más de 800 heridos y cientos de detenidos.

Comentarios 23

 La cifra de muertos durante los violentos disturbios que se registraron en Urumqi, capital de la región autónoma china de Xinjiang, aumentó a 156, informaron las autoridades policiales.

De entre las víctimas mortales, 16 fallecidos murieron en los hospitales mientras que otros fueron encontrados en las calles, según la policía, citada por la agencia de noticias china Xinhua. Además, cerca de 800 personas resultaron heridas y más de 700 fueron detenidas.  

Las autoridades han conseguido restablecer la calma en Urumqi, donde los incidentes dejaron numerosos coches y autobuses incendiados, así como algunas tiendas y edificios dañados. El motivo de las protestas se remonta a la muerte de dos trabajadores uigures en la provincia de Guandong (sur) a finales de junio tras ser apaleados por una turba por haber agredido presuntamente a una compañera de etnia han, la mayoritaria en China.

La policía "arrestó a varios cientos de participantes, incluidas más de diez figuras clave que provocaron los disturbios" en Xinjiang, donde la mitad de la población pertenece a la minoría uigur, de lengua turcomana, señala un comunicado difundido por la agencia oficial de noticias Xinhua.

La fuente añadió que aún están buscando "a otras 90 personas" en la ciudad, bajo la sospecha de haber instigado las revueltas.

Las manifestaciones, en las que participaban entre 1.000 y 3.000 personas, se iniciaron ayer por la tarde, de forma pacífica, según testigos presenciales y grupos uigures en el exilio, como protesta por la muerte de dos uigures en una fábrica de juguetes del sur del país en un linchamiento en el que otros 118 resultaron heridos.

Según las autoridades regionales, "gente corriente y policía armada resultaron heridos durante los disturbios, mientras que vehículos y tiendas fueron atacadas y quemadas".

Las autoridades chinas impusieron esta madrugada el toque de queda en la región y "la situación ahora está bajo control".

Desde ayer por la noche, testigos presenciales están publicando vídeos y fotos de la protesta en páginas web que son censuradas a las pocas horas.

Algunos indican en sus blogs en internet que fueron uigures de fuera de la capital quienes incitaron a la protesta, al atraer a miles de personas a una manifestación en la céntrica Plaza del Pueblo, hasta que, "sin saberse el motivo, pronto llegó la policía", explica uno llamado Wenni, en su bitácora.

Según este testigo, la policía frenó la protesta y pronto controló la situación, pero entonces empezó a oír una serie de explosiones desde otro lugar de la ciudad, el mercado de Erdaoqiao.

El gobierno de Xinjiang, la mitad de cuya población de 20 millones son uigures que llegaron hace siglos, acusa a la líder uigur en el exilio, Rebiya Kadeer, candidata al premio Nobel de la Paz, de haber instigado las protestas a través de mensajes en internet.

Kadeer, una empresaria uigur que llegó a formar parte del Parlamento chino, es una de las líderes del Congreso Mundial Uigur, organización que defiende los derechos de los uigures y que clama la independencia de la zona, adonde llegaron las tropas comunistas chinas en 1949.

Por otro lado, la Policía aseguró que tienen pruebas de que se estaban intentando organizar más levantamientos en las ciudades de Kashi y Aksu y en la prefectura de Yili Kazak.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios