TECNOLOGÍA

BMW desarrolla la moto autónoma

  • La firma alemana trabaja en un prototipo de dos ruedas que puede circular solo... sin conductor

Esta moto circula completamente sola, sin conductor. Esta moto circula completamente sola, sin conductor.

Esta moto circula completamente sola, sin conductor.

La conducción autónoma ha llegado para quedarse. Es cierto que todavía faltan algunos años –o incluso décadas- para que se convierta en una realidad. Pero llegará. Entre otras cosas… por varios motivos. El primero de ellos es que su finalidad es excepcional.

Y no es otra que el número de muertes en carretera sea cero. Frente a este argumento, nada se puede rebatir. Ni si quiera por los más reacios a la tecnología. Pero también a ello hay que sumar el negocio que supone la conducción autónoma. Hablamos de cifras ingentes. Por ejemplo, sólo en Reino Unido hay estudios que señalan que la conducción autónoma aportará 71.000 millones de euros a la economía británica.

De hecho, los fabricantes están tan seguros de que la conducción autónoma será una realidad que incluso, algunos de ellos como BMW, ya se están trabajando en motos autónomas. Algo que en principio sería impensable, que una moto con dos ruedas se mantenga sola por sí misma, no sólo ya está en pruebas sino que incluso podría convertirse en realidad.

Así es la moto autónoma de BMW. Así es la moto autónoma de BMW.

Así es la moto autónoma de BMW.

Gira sola en las curvas

Al menos eso lo que se pudo apreciar en el pasado CES 2019, la muestra de la innovación celebrada en Estados Unidos, hace sólo algunas semanas. Fue en esta ‘feria’ donde BMW Motorrad presentó una BMW R 1200 GS equipada con tecnología de conducción autónoma. Es decir, una moto que es capaz de acelerar, maniobrar en las diferentes curvas, frenar e incluso acabar deteniéndose. Y todo, por si sola. Sin la ayuda de conductor alguno.

En cuanto al funcionamiento de este vehículo, lo que hace esta moto para que pueda circular sola, es un conjunto de sistemas que analizan continuamente las líneas de la carretera, las curvas, los puntos de frenado y cuáles son las zonas  óptimas para acelerar.

No obstante, desde BMW señalan que el desarrollo de esta moto autónoma, aunque sea una realidad este prototipo, no es que la moto tenga un uso completamente independiente. El motivo del desarrollo de este prototipo  es que ayude al conductor en una gran parte de sus maniobras.

Esta moto todavía es un prototipo. Esta moto todavía es un prototipo.

Esta moto todavía es un prototipo.

¿Cómo no se cae?

En concreto, BMW busca que este prototipo y tecnología sirva de como una plataforma para el desarrollo de sistemas y funciones futuras para hacer que el motociclismo sea aún más seguro. ¿Y cómo mueve la dirección? ¿Cómo no se cae cuando está parada? Para ello BMW ha desarrollado una serie de soluciones como un motor eléctrico que se encarga de mover la dirección o bien un caballete motorizado para cuando tenga que detenerse.

Estos dispositivos son los que se encargarían de sustituir al ‘piloto’. Y a ello se suman otros elementos –muchos de ellos escondidos en esas enormes maletas- como un GPS de precisión, procesadores, sensores que miden la inclinación, la aceleración, el giro de las ruedas, el manillar…

Además, desde BMW señalan que esta moto no sólo es capaz de circular en un circuito cerrado y con una trayectoria estipulada, sino que también es capaz de detectar obstáculos y actuar ante ellos.

Un conjunto de tecnologías que intentan llevar la evolución del coche al mundo de las dos ruedas. Conviene señalar en este sentido que fabricantes como BMW ya están comercializando un nivel 2 de autonomía en sus coches (sobre un máximo de 5), que ayuda al conductor a que el coche no se salga de la trayectoria de la carretera y, además, frena y acelera manteniendo la distancia de seguridad. Unas soluciones, sin duda, que cada están más cerca para que lleguen a las motos.

Deportivas... y eléctricas

Si el mundo de los coches trabaja a conciencia en los coches de cero emisiones, el universo de las dos ruedas no iba a ser menos. Un buen ejemplo de ello es este prototipo de Kymco –todavía no está a la venta– de moto de altas prestaciones que está propulsada por un generador eléctrico.

Esta superdeportiva eléctrica, que destaca por su rendimiento, también incorpora un motor acústico que reproduce el sonido del motor. A ello se suma un cambio de seis marchas con cuatro modos de conducción.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios