Mayo Festivo

¿Qué vino elegir si vas a la Cata?

  • La cita con los caldos Montilla-Moriles se celebra del 24 al 28 de abril

Copas de la Cata de Vino Montilla-Moriles 2019 Copas de la Cata de Vino Montilla-Moriles 2019

Copas de la Cata de Vino Montilla-Moriles 2019 / Juan Ayala

Hay una gran variedad de vinos en el marco Montilla-Moriles, que van más allá del fino. Oloroso, Palo Cortado, Amontillado, Mediums o Mistelas son algunos de los caldos que cita la experta internacional en vinos Mara de Miguel, a la hora de decantarse por alguno de ellos.

De Miguel, no obstante, recomienda a los asistentes a la cita con el vino que arranca el 24 de abril en el solar anexo de la Diputación ser "curiosos y que no se queden con el primer vino que le ofrezcan sus amigos". 

Otra de sus recomendaciones es ir "de vinos más secos a más dulces", al tiempo que subraya que "hay un vino de Montilla-Moriles para cada ocasión".

Esta experta en vinos comenzaría por un oloroso, que "funciona como protector de estómago", mientras que su siguiente opción es buscar algún Palo Cortado, "un vino que es ideal para continuar". 

Una joven sirve varias copas de vino en la Cata del año pasado Una joven sirve varias copas de vino en la Cata del año pasado

Una joven sirve varias copas de vino en la Cata del año pasado / Juan Ayala

Para finalizar, De Miguel propone un vino joven. "Al contrario de lo que siempre hacemos en la cata, al tomar el último vino con más acidez, con menos grados de alcohol, nos va a sentar mejor, e incluso podemos repetir", explica y añade que, además, "nos va a limpiar la boca y nos va a dejar una sensación placentera, que es como hay que terminar de la Cata".

Mientras, la profesora titular de Química Agrícola y Edafología y especializada en Enología de la Universidad de Córdoba, Lourdes Moyano, ofrece otras recomendaciones. No obstante, antes de comenzar con su relación de vinos advierte de que "no hay un protocolo" como tal, si bien, admite que "hay algunos puristas que sólo toman vino tinto con las carnes rojas".

Pues bien, Moyano hace una recomendación para aquellos que que asisten a la cata a la hora del mediodía, alrededor de las 13:00. A su juicio, es mejor comenzar con un vino joven, acompañado, por ejemplo, de unas gambas. Mientras que el segundo caldo a tomar que propone esta profesora de la UCO es uno de tinaja o un fino, es decir, que hay que elegir. 

La cuarta propuesta que hace Moyano, a medida que pasa el tiempo de permanencia en la cata, es otra elección: entre un tinto y un amontillado. Mientras que para despedirse de la cata, a su juicio hay que hacerlo con un oloroso o un pedro ximénez.

Eso si, advierte de que todos estos consejos no representan, ni tampoco suponen una "tabla periódica". "No es una ley, es una recomendación", subraya.

Las claves para degustar un vino

La profesora titular de Química Agrícola y Edafología también hace referencia a la forma en la que hay que tomarse un vino en la cata, ya que "no es como la cerveza, que se traga, sino hay que disfrutarlo".

En primer lugar, hace hincapié en la forma de coger la copa. "Nunca se ha tiene que coger por el cáliz, sino por el pie", para evitar que el vino se caliente, detalla.

A continuación, "hay que mirar el color y que sea correcto, además de oler vino", expone.

Eso de oler el caldo también tiene su propio mecanismo, ya que hay que hacerlo en "dos pasos", subraya Moyano. Así, hay que oler el vino "en estático y, luego agitarlo fuerte", asegura, al tiempo que añade que con este movimiento "se nota diferencia". 

Y claro, llega el momento del primer sorbo, pero del que "nunca se tiene que opinar",ya que hay que en ese momento "las papilas gustativas están muy receptivas y el choque es muy fuerte", explica. Por ello, y hasta que la cavidad bucal se prepare es mejor no dar una opinión y atrasarla hasta que saborearlo del todo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios