Cultura

Vicente Amigo resume su trayectoria discográfica con el pack 'Vivencias'

  • Una caja especial de edición limitada recoge los seis discos en solitario del artista y un DVD con la grabación de un concierto ofrecido en Córdoba en 2004 · La obra muestra la evolución de su propuesta musical

Pocas voces discuten la alta posición de Vicente Amigo en el escalafón de los guitarristas flamencos. El cordobés ha desarrollado una trayectoria marcada por el rigor, por la búsqueda constante de nuevas conquistas y exploraciones, reconocida con numerosas distinciones y que ahora se ve compendiada en un pack que, al mismo tiempo, celebra los 20 años transcurridos desde la publicación de su primer disco, en 1991. La caja, que en edición especial limitada ya ha llegado a las tiendas con el sello de BMG-Sony, lleva por título Vivencias. La obra completa de un genio y comprende sus discos De mi corazón al aire (1991), Vivencias imaginadas (1995), Poeta (1997), Ciudad de las ideas (2000), Un momento en el sonido (2005) y Paseo de Gracia (2009) y la grabación en DVD de uno de los conciertos que el guitarrista ofreció en 2004 en el Gran Teatro de Córdoba en el marco de la gira Ciudad de las ideas.

Son, por tanto, los cinco discos en solitario de Amigo y el que firmó junto a la Orquesta de Córdoba (Poeta, en homenaje a Rafael Alberti). Al margen de estos títulos, el cordobés ha grabado diversas obras en compañía de otros artistas flamencos (Del amanecer con José Mercé, Canto con El Pele...) y ha realizado otras muchas colaboraciones. El guitarrista ha demostrado a lo largo de estos años una voluntad muy firme a la hora de otorgarle a cada disco su tiempo y su espacio, una apuesta (no muy frecuente en el mundo musical) por que cada obra sea reflejo o testimonio de la consecución de nuevos logros en un largo proyecto de maduración creativa antes que otra periódica entrega (más o menos intercambiable con las precedentes) con que saciar afanes de naturaleza esencialmente comercial. La autoexigencia de Amigo y su criterio en el manejo de los tiempos discográficos encuentran hoy en día reflejo en una colección de obras que da cuenta de un sobrio proceso de construcción artística en el que la inspiración y el trabajo convergen en una misma dinámica de hallazgo y superación.

Han pasado casi 20 años desde De mi corazón al aire, pero para algunos críticos éste sigue siendo el mejor disco del cordobés, que, acompañado por Charo Manzano y José Mercé al cante, Marcelo Fuentes en el bajo y Antonio Carmona, Tino di Geraldo y Tito Duarte en la percusión, sienta las bases de su proceso de renovación de la guitarra flamenca. Una obra en la que muestra ya una sólida personalidad musical cultivada en sus años de formación y en la que su excelente técnica se pone al servicio de un singular concepto de sencillez. Con Vivencias imaginadas empezó a conquistar públicos fuera del exclusivo ámbito del flamenco gracias a una sucesión de piezas de gran frescura y a la comparecencia de texturas reconocibles que consagran la irrupción de una sensibilidad melódica de vastos horizontes. Introduce nuevos instrumentos e invita a Paco de Lucía, que aporta su guitarra en Querido Metheny. Poeta le valió varios premios y una notable proyección en el escenario musical, pero el disco que marca un punto de inflexión en su trayectoria es Ciudad de las ideas, ganador del Grammy Latino al mejor álbum flamenco en 2001. Disco de frondosos desarrollos instrumentales, prudente en hermetismos, flamenco moderno para un disfrute universal. Amigo se subió a nuevos y prestigiosos escenarios y se tomó cinco años antes de producir una nueva obra, Un momento en el sonido, que de alguna manera lo reconcilió con un sector flamenco ortodoxo que veía con desconfianza las derivas de los discos anteriores. Y cuatro años después llegó Paseo de Gracia, la búsqueda de un nuevo equilibrio entre pureza y proyección popular a partir de una heterogénea selección de temas. "La mitad del disco -explicó el artista- son como canciones vistas con la mirada de un flamenco, porque es lo que he mamado. Las desarrollo de otra manera, como un reto de cantar con la guitarra y con armonías que creo que son interesantes". Un trabajo plagado de colaboraciones, entre ellas las de la familia Morente, Niña Pastori, Alejandro Sanz y Rafael de Utrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios