La palabra de Dios a un gitano

Un concierto pleno de emoción y entrega en el Patio de los Naranjos

  • El entorno de la Mezquita aumentará el interés de un espectáculo musical protagonizado por El Pele, Paco Serrano, El Chaparro y Julián Estrada

Comentarios 0

La palabra de Dios a un gitano es uno de los espectáculos más impresionantes y de mayor calado artístico de cuantos se producirán en la Noche Blanca del Flamenco, el próximo 21 de junio. Este concierto coral e instrumental tendrá lugar en el Patio de los Naranjos, uno de los mejores espacios de cuantos pueden acoger este tipo de eventos, ya que conjuga cultura e historia, una receta que debe llevar a Córdoba a alcanzar la Capitalidad Cultural en 2016.

Los intervinientes en La palabra de Dios a un gitano son cordobeses. El cante de la tierra lo pondrán El Pele, Julián Estrada y El Chaparro, que contarán con el acompañamiento de una coral de 12 cantaores.

Por su parte, la guitarra de Paco Serrano sonará de una forma sublime junto a una orquestación de percusión, metal y cuerda.

Manuel Moreno Maya, El Pele, es un cantaor flamenco con una viva intuición de lo sublime, nacido en 1954 en el barrio de San Lorenzo. Su cante espontáneo engancha desde los primeros momentos.Tiene una cruda ligazón con la vida y la muerte y un gusto íntegro, de raíz, primario, puro y entero. Es un cantaor completo, desde su inigualable soleá, todos sus cantes, seguirilla, tangos, bulerías y alegrías, llevan el sello de un maestro.

El Pele tiene hechuras y talante de cantaor de cuerpo entero, quizás al viejo estilo con una voz redonda y hermosísima, que emplea con facilidad extraordinaria en el cante, rompiéndose como si en cada actuación le fuera la vida y el alma, siquiera en el fuero íntimo del cantaor. El cantaor ha publicado El Pele (1973), La fuente de lo jondo (1986), Cantaores de Córdoba. Antología (1989), Poetas de esquinas blandas (1990), Avante claro (1995), Puro y Jondo (2002) y Canto (2003), entre otros.

Julián Estrada. El cantaor Antonio Julián Estrada Gálvez nació en Puente Genil el 19 de enero de 1968. Se inició en el flamenco recibiendo clases de guitarra a los 10 años. Al regreso del servicio militar decidió presentarse a un concurso para aficionados locales que se celebró en Puente Genil. Obtuvo el primer premio, pudiendo así actuar en el festival que todos los 14 de agosto se celebraba con los mejores artistas del momento. A partir de ahí, comenzó a prepararse para poder concursar por la geografía andaluza y fuera de ella.

Su palmarés de primeros premios es muy extenso. Entre los más importantes destacan Alhaurín de la Torre, Rincón Flamenco de Córdoba, Porcuna, Nerja, Estepona, Málaga, Antequera, Cartagena, Baena, Valdepeñas, Pinto (Madrid), Ronda, Loja, Mairena del Alcor y el primer premio obtenido en el III Concurso de Cante Flamenco organizado por la Confederación Andaluza de Peñas Flamencas.

Pero el reconocimiento a su talento artístico le vino en 1998 cuando ganó dos premios en el XV Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, el Dolores La Parrala y el Cayetano Muriel. Sus actuaciones no se centran exclusivamente en los concursos, sino que es uno de los cantaores más solicitados en España para actuar en los numerosos festivales que se organizan. En 1991 colaboró con el Ateneo en la grabación del disco Flamencos de Córdoba.

En su discografía queda constancia de Reflejo de luna y sal (2002), con las guitarras de Manuel Silveria y Luís Calderito. Un mundo nuevo (2003), junto al tocaor Manuel Silveria y Donde queda el puente (2006), con los guitarristas Riki y Bolita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios