Todo lo bueno vienen enclaustrado en frascos pequeños.

Iznájar, Salud y Deporte

  • Iznájar, un rincón perfecto de la subbética cordobesa para disfrutar de multitud de deportes.

 Los refranes, como agudos dichos populares que son, tienden a fotografiar con precisión el ambiente sobre el que son comúnmente enunciados. Así, por ejemplo, para el pueblo de Iznájar y en especial para sus tenaces deportistas, no hay mejor máxima que el que reza que “todo lo bueno vienen enclaustrado en frascos pequeños”. Este pueblo cordobés no se caracteriza por contar con un número elevado de clubs, al contrario, éstos podrían enumerarse fácilmente con los dedos de una mano. Sin embargo, todos ellos aspiran a cotas altas, a pesar de las vicisitudes que continuamente se les presentan.

El colectivo con más solera del municipio es la Asociación Deportiva Iznájar Tenis de Mesa. Esta asociación ha hecho del tenis de mesa el deporte por excelencia del pueblo gracias a sus décadas de dedicación y compromiso en la formación de los jóvenes iznajeños.  Los comienzos fueron arduos, pero con el paso del tiempo, y principalmente con incontables horas de entrenamiento, han ido ascendiendo de categoría hasta alcanzar la Tercera División Nacional. La pasada campaña finalizaron en séptimo lugar tras un balance de 9 victorias y 11 derrotas, un resultado esperanzador teniendo en cuanta que era el debut en la división. El próximo año, ya con más experiencia, buscarán mejorar su papel para así luchar por los puestos de honor de la liga.

 

El fútbol sala se encuentra bien representado gracias a la creación en el año 2007 del Club Deportivo El Peñasco. Esta temporada competirán en la Segunda División Andaluza de la delegación cordobesa con varias caras nuevas, aunque el principal cambio estará en el banquillo. Luis Briozzo vuelve a la dirección técnica iniciando así la que será su segunda etapa al frente del equipo rojinegro. El inicio de la temporada está fechado para el próximo 19 de octubre, jornada en la que se enfrentarán a Aldepal F.S. en el Pabellón Municipal de Iznájar.Sin embargo, su función no radica únicamente en el fútbol sala, en los últimos años han organizado varios torneos de fútbol siete, waterpolo o baloncesto.

Pero no sólo de fútbol sala y de tenis de mesa vive el iznajeño, el ciclismo también tienen su hueco dentro de esta amalgama de deportes. El club ciclista MTBArrankabike, conocido anteriormente como los Arrankapegatinas, nació en el año 2009 con la intención de fomentar entre sus paisanos la disciplina de las dos ruedas. Suelen realizar rutas de diferente duración y dificultad por Iznájar y sus alrededores, además de salidas por Vías Verdes y Parajes Naturales de incalculable valor paisajístico. También realizan quedadas anuales que ayudan a dar a conocer el pueblo y sus aldeas a los aficionados al ciclismo de otras localidades cercanas.

 

Por último, mas no por ello menos importante, dentro de los iznajeños aficionados al deporte sobresale uno por encima de todos. Su nombre es Alfonso Ruiz y es de esos a los que la palabra deportista tal y como la concibió Pierre de Coubertainse le queda muy corta. Un accidente de moto le obligó a quedar postrado en una silla de ruedas, pero, en lugar de hundirse, salió hacia adelante con más fuerza. Actualmente es subcampeón de España de handbike en categoría H-3 y ha ocupado el decimoctavo puesto en el Campeonato del Mundo de la misma disciplina. Decía el fundador de los Juegos Olímpicos modernos que lo importante en la vida no es vencer, sino luchar bien, y ello, con toda seguridad, es porque no fue paisano de Alfonso ya que este ilustre iznajeño ha sabido hacer frente, y lo que es más importante, vencer a las adversidades que le ha presentado la vida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios