Familias de Hollywood

Reencuentro de la saga O’Neal, tras 17 años de escándalos

  • El veterano actor Ryan O’Neal, su primogénita y los hijos de esta, vuelven a reunirse tras sus desencuentros y acusaciones familiares

  • Fallece la actriz Farrah Fawcett

Ryan O'Neal, su hija Tatum y los tres hijos de esta. Ryan O'Neal, su hija Tatum y los tres hijos de esta.

Ryan O'Neal, su hija Tatum y los tres hijos de esta. / Instagram

La vida íntima de la saga cinematográfica de los O’Neal es un clásico de la crónica rosa de Hollywood desde hace décadas. Los tres fracasados matrimonios de Ryan O’Neal y los altibajos en la relación con sus cuatro hijos, repleta de acontecimientos turbios marcados por el alcohol, las drogas y el maltrato, han sido pasto del escrutinio público. Por ese motivo, el reencuentro del patriarca Ryan, con su primogénita, Tatum O’Neal, todo un icono del celuloide –ganó un Oscar en su debut con nueve años en Luna de papel–, y los tres hijos de esta con John McEnroe fue portada de los digitales estadounidenses el pasado lunes.

 Dos décadas de desencuentros y turbios asuntos

Esta es una de las fotos más memorables de mi vida. La última vez que estuvimos todos juntos fue en el 30 aniversario de ‘Luna de papel’ en 2003”, señaló Sean McEnroe, el segundo hijo de la intérprete de 56 años, en el post de Instagram que acompañaba la instantánea con el ansiado reencuentro de padre e hija. El fotógrafo y escritor de 33 años, que, además, aparece junto a sus hermanos Kevin y Emily, confesó “llorar lágrimas de gratitud” porque todos los presentes en la histórica fotografía “están vivos” y se congratuló de haber sido “capaces de reunirse de nuevo después de tantos años de dificultades”.

 

En la estampa, Ryan aparece sentado en un sofá el veterano intérprete californiano visiblemente delgado y desmejorado con un bastón en la mano. En 2006 superó una leucemia contra la que batalló durante cinco años. En medio del tratamiento, enfermó su tercera ex mujer, Farraw Facett, con la que se dio una segunda oportunidad hasta la muerte de la protagonista de Los ángeles de Charlie en 2009. La actriz texana, con la que tuvo a su cuarto vástago, Redmond O’Neal, fue el amor de su vida. “Diez años desde que murió, pero ella está por siempre conmigo. Te quiero, baby”, escribió el angelino en redes sociales.

Ver esta publicación en Instagram

10 years since she passed, but forever she is with me. I love you baby ❤️

Una publicación compartida de Ryan O'Neal (@ryan_o_neal) el 25 Jun, 2019 a las 8:41 PDT

 

A su lado, Tatum, también irreconocible y de negro riguroso. La actriz recondujo su vida tras dejar atrás sus problemas con el abuso de sustancias, una época negra producto de una infancia infeliz, marcada por una madre ausente y adicta y un padre maltratador. Así lo reconoció reiteradamente en sus dos biografías: A Paper Life, cuya publicación en 2004 provocó un enorme revuelo, y Encontrada: la hija vuelve a casa (2012), que no llegó a publicarse en España. Por aquel entonces, la intérprete estaba volcada en su carrera televisiva y recuperar el tiempo perdido con sus tres hijos, que vivieron casi toda su vida junto al mítico tenista alemán y su segunda esposa, la cantante Patty Smyth.

 

Ver esta publicación en Instagram

There are better times ahead.🦄🙏🏾🦄⌚️🌄🌅🎆🎇🌠🌃🌄🌅🌅

Una publicación compartida de Tatum O'neal (@tatum__oneal) el 10 Abr, 2020 a las 11:48 PDT

Al igual que su madre, la intérprete perdió los mejores años de su vida enganchada al crack y a la heroína. En 2008 saltó a la prensa su detención por la policía de Nueva York cuando intentaba adquirir una dosis a poca distancia de su lujoso apartamento en el Lower East Side.

Recuerdos amargos de una actriz que con apenas 10 años recogió la estatuilla de la Academia sin la compañía de sus padres. Comentan que él nunca superó los celos que sintió ante el éxito de su hija y fue, a partir de entonces, cuando su frustración se tornó más violenta con constantes agresiones contra sus hijos y Farrah.

Largo historial delictivo y de adicciones

En 2007, O’Neal fue detenido por agredir a su hijo mayor, Griffin, y amenazarle con un arma de fuego, que llegó a disparar. Ocho más tarde, Redmond, el único hijo de Ryan y Farrah, ya fallecida, fue detenido tras robar en una farmacia y amenazar con un cuchillo al dependiente. “Lo adoro, pero jamás he visto un caso más aterrador de adicción que el suyo. Está tan enganchado que me rompe el corazón”, decía su hermana mayor.

Ver esta publicación en Instagram

Back in NYC on the lower east side . My three amigo’s👫🧍‍♂️❤️❤️❤️( loved that Apt)🏫

Una publicación compartida de Tatum O'neal (@tatum__oneal) el 20 Dic, 2019 a las 9:15 PST

Un problema familiar heredado por la tercera generación. En 2014, Kevin McEnroe, el hijo mayor de Tatum y John, fue detenido por compra y posesión de seis bolsas de cocaína, una docena de pastillas de morfina y medicamentos para la ansiedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios