Pasarela

La hija de Bertín Osborne se destapa en su primer libro

  • Claudia Osborne, la hija pequeña del presentador, publicará en breve un libro de autoayuda en el que se sincera sobre sus dos depresiones y sus trastornos de alimentación.

Claudia Osborne, hija de Bertín y la desaparecida Sandra Domecq. Claudia Osborne, hija de Bertín y la desaparecida Sandra Domecq.

Claudia Osborne, hija de Bertín y la desaparecida Sandra Domecq.

Claudia Osborne, (en realidad Ortiz Domecq), la más pequeña de las tres hijas que Bertín Osborne tuvo con Sandra Domecq, está a punto de publicar un libro en el que destapa sin rodeos sus demonios interiores y los desgarros que han provocado en ella los golpes más duros que ha padecido a lo largo de su vida, como forma de mostrar un camino de autoayuda.

Claudia Ortiz Domecq, hija de Bertín Osborne y Sandra Domecq, en una foto de sus redes. Claudia Ortiz Domecq, hija de Bertín Osborne y Sandra Domecq, en una foto de sus redes.

Claudia Ortiz Domecq, hija de Bertín Osborne y Sandra Domecq, en una foto de sus redes. / Instagram

Dedicada al coaching desde hace unos años, Lo mejor de ti (Planeta) es su primer libro, escrito desde su experiencia vital y profesional. "La vida es una experiencia preciosa plagada de altibajos, de momentos buenos y malos. Ser conscientes de algo tan simple nos mantiene en un equilibrio que es la llave para ser feliz", afirma la autora.

Portada de 'Lo mejor de ti', el primer libro de Claudia Ortiz. Portada de 'Lo mejor de ti', el primer libro de Claudia Ortiz.

Portada de 'Lo mejor de ti', el primer libro de Claudia Ortiz. / Planeta

La intención de la hija de Bertín con esta obra es que el lector realice un viaje único, "una travesía para descubrir quién es, qué quiere, cómo funciona y en el que aprenderá a cuidarse para alcanzar la paz interna y todo aquello que se proponga". Para orientarle, plasma su propia experiencia en sus páginas: "Llevaba tiempo sabiendo que había algo en mí que no iba bien. No llegaba a los treinta años y ya había pasado por dos depresiones —una a los veintidós y otra a los veintiocho—y había sufrido un trastorno alimentario", confiesa.

De bebé con su madre, Sandra Domecq. De bebé con su madre, Sandra Domecq.

De bebé con su madre, Sandra Domecq.

La prematura pérdida de su madre, Sandra Domecq, en 2004, tras una dura batalla contra el cáncer, fue un revés durísimo que, sin duda, lastró su camino a la madurez, según confiesa.

Claudia (primera por la derecha), con sus hermanas Alejandra y Eugenia. Claudia (primera por la derecha), con sus hermanas Alejandra y Eugenia.

Claudia (primera por la derecha), con sus hermanas Alejandra y Eugenia. / Instagram

Durante el confinamiento la pasada primavera, Claudia participó en la iniciativa Coaches4Spain, que ofreció sesiones on line gratuitas de coaching para llevar mejor los días en casa. En su libro también comparte el momento en el que descubrió el camino del autoconocimiento. "Sabía que tenía que rehacer mi vida, pero no sabía por dónde empezar. Una vez más, el universo hizo de las suyas y coincidí con un amigo que hacía años que no veía. Mientras nos contábamos las mil y una cosas que habían sucedido en todo aquel tiempo, me comentó que estaba terminando la formación de coaching. Hasta ese momento, yo no sabía mucho de coaching, pero me pareció muy interesante, sobre todo cuando me dijo que se trabajaban muchísimas cosas personales. Fue entonces cuando pensé: 'Guau, justo lo que necesito ahora mismo, entender por qué estoy aquí!'"

Bertín Osborne y Sandra Domecq, cuando estuvieron casados. Bertín Osborne y Sandra Domecq, cuando estuvieron casados.

Bertín Osborne y Sandra Domecq, cuando estuvieron casados. / RTVE

Un camino al autoconocimiento que, según admite, también la ha ayudado en sus relaciones familiares. "Con veinte años, cuando recibía una dura crítica por parte de mi sistema familiar, solía reaccionar de manera instintiva y montar en cólera. Además, podía llegar a ser bastante despiadada con las palabras que dirigía a la persona que estuviese entrometiéndose en mi vida. Sin embargo, después de todo mi trabajo de autoconocimiento, ya no reacciono ante las intromisiones, sino que respondo. Respondo poniendo límites, diciendo no y enseñándoles cómo tratarme", sostiene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios