Pasarela

El futuro duque de Alba está ya en capilla

  • El 6 de octubre se celebrará en Liria la boda de Fernando Fitz-James Stuart y Sofía Palazuelo

Fernando Fitz-James y Sofía Palazuelo, en la pasada Feria de Abril Fernando Fitz-James y Sofía Palazuelo, en la pasada Feria de Abril

Fernando Fitz-James y Sofía Palazuelo, en la pasada Feria de Abril / Efe

Quedan poco más de mes y medio para la esperada boda en el madrileño Palacio de Liria entre Fernando Fitz-James Stuart Solís, hijo de Carlos Fitz-James Stuart, actual duque de Alba, y Matilde Solís, con Sofía Palazuelo. Un enlace que no solo le valdrá el título de duquesa consorte de Huéscar (con Grandeza de España) a la hija de de Fernando Palazuelo y Sofía Barroso sino que también la convertirá en la futura duquesa de Alba. Un compromiso con la nobleza patria y con la tradición aristocrática, que seguro supone para ella una gran responsabilidad y que la colocará en el disparadero mediático, aún más si cabe.Su futuro marido, hasta el momento, ha tratado dentro de lo que cabe mantener un perfil mediático lo más bajo posible. Y ella, ídem. Un aspecto que poco a poco ha ido cambiando desde el anuncio de la boda. El próximo sábado 6 de octubre, la joven pareja (él tiene 27 años, y ella, 26) entonará el ‘sí quiero’ rodeados de familiares y amigos en la que será una de las bodas aristocráticas de la década.El Palacio de Liria abrirá sus puertas a los cientos de invitados privilegiados que sean testigos de tal unión. Un escenario a la altura del evento al que, por cortesía y protocolo, podría, incluso, asistir la infanta Elena con alguno de sus hijos.El duque de Alba ha sido el primero en entregar su regalo de bodas a su primogénito y heredero. El que fuera duque de Huéscar ha legado a la pareja uno de los cuadros favoritos de Cayetana de Alba, Busto de mujer con sombrero de cerezas, pintada por Renoir en 1880.La elección de la diseñadora del vestido de novia está cantada en este caso; será la propia tía de Sofía, Teresa Palazuelo. El encargado de servir la cena será Ciboulette Catering, uno de los favoritos de la Casa de Alba. Pero, sin duda, una de las grandes incógnitas de la boda será la asistencia de Alfonso Díez, viudo de Cayetana, aunque no es probable.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios