EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Pasarela

El Chanel de siempre

  • La firma francesa liderada por Virginie Viard rinde homenaje a su esencia en un desfile con sus básicos y sus señas de identidad.

  • Penélope Cruz, musa de la 'maison', fue una de las invitadas famosas al desfile.

Modelo en el 'backstage' del desfile de Chanel en París. Modelo en el 'backstage' del desfile de Chanel en París.

Modelo en el 'backstage' del desfile de Chanel en París. / Efe

Chanel ha homenajeado sus propios orígenes y códigos en el desfile Métiers d’Art, una colección que pone en valor el trabajo de sus artesanos y para la que reconstruyó el apartamento de su fundadora en la rue Cambon de París.

Desfile en el Grad Palais, en el que se recreó el apartamento de Coco Chanel. Desfile en el Grad Palais, en el que se recreó el apartamento de Coco Chanel.

Desfile en el Grad Palais, en el que se recreó el apartamento de Coco Chanel. / Efe

Su ubicación fue en sí una declaración de intenciones: el Grand Palais, lugar habitual de sus presentaciones y transformado en la casa de Gabrielle Chanel. Tuvo como elemento central la escalera con espejos desde la que ella observaba discretamente sus espectáculos.

Virginie Viard, que asumió las riendas de la maison el pasado febrero, tomó como base los símbolos que han identificado a la firma desde sus inicios. Entre ellos, la doble C entrelazada, las cadenas, los zapatos bicolor o la camelia, flor emblemática de Chanel que decoró desde chaquetas y lazos hasta cinturones, capas y faldas.

Varios vestidos de la nueva colección en homenaje a los orígenes de la 'maison'. Varios vestidos de la nueva colección en homenaje a los orígenes de la 'maison'.

Varios vestidos de la nueva colección en homenaje a los orígenes de la 'maison'. / Efe

Capitaneadas por Gigi Hadid y por Kaia Gerber, las modelos mostraron una colección que miraba al pasado sin perder actualidad: abrigos negros con cintura y puños dorados, trajes de chaqueta en tweed, monos metalizados en rosa o gris, vestidos con escotes palabra de honor o prendas más informales con estampado desteñido.

La paleta de colores apostó por el negro y el blanco, con concesiones puntuales a tonos pastel, dorados fucsia, y abundantes detalles con los que la diseñadora reflejó el saber hacer de sus artesanos, como acabados con plumas o bordados joya.

Detalle de joyas en los remates de una chaqueta de Chanel. Detalle de joyas en los remates de una chaqueta de Chanel.

Detalle de joyas en los remates de una chaqueta de Chanel. / Efe

Chanel ofrece este tipo de desfiles desde el año 2002, fuera del calendario de la alta costura o el prêt-à-porter, y se han hecho en ediciones anteriores en ciudades como Tokio, Nueva York, Mónaco, Londres, Shanghai o Edimburgo. Gabrielle Chanel decía que "la moda cambia, pero el estilo perdura", y la primera presentación en manos de Viard siguió ese mantra.

El ambiente, intimista pese a la magnitud del Grand Palais, recreó esos desfiles iniciales en los que había proximidad entre modelos y clientela, y que se celebraban en ese mismo edificio de la rue Cambon del que hoy se replicaron algunos salones. Algunos libros o un león de madera dorada eran patrimonio de Chanel, y no faltaron tampoco en su decoración las espigas de trigo, símbolo de prosperidad y protagonistas de un cuadro de Salvador Dalí propiedad de la modista francesa.

Penélope Cruz, en el desfile de Chanel. Penélope Cruz, en el desfile de Chanel.

Penélope Cruz, en el desfile de Chanel. / Efe

Entre las invitadas, estuvieron la actriz francesa Marion Cotillard o la española Penélope Cruz. "Me ha parecido maravilloso, un homenaje. Toda la historia de Chanel está ahí y a la vez es súper moderno lo que ella hace. Tiene su sello pero está Chanel en cada prenda", dijo Penélope Cruz, musa habitual de la casa.

La presentación alió artesanía y creatividad y mostró una vez más que Viard tiene interiorizados los códigos de una firma donde hasta la muerte de Lagerfeld ella era su número dos y directora de estudio. La apuesta de Chanel por sus talleres, que le proveen las plumas, guantes, orfebrería, sombreros o zapatos, dará en un año un paso adelante con una nueva sede en el norte de París, 19M, a la que se mudarán seis de esas marcas y Eres, la compañía de lencería y baño que también pertenece al grupo. Serán más de 25.500 metros cuadrados bajo un nombre lleno de referencias: el 19 del distrito en el que se ubicará y homenaje a la fecha de nacimiento de la fundadora, el 19 de agosto de 1883, y la 'M' de moda o manufactura, según explicó la maison en la presentación de este último pase.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios