EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Pasarela

Beatriz de York ya tiene fecha para su boda: el 29 de mayo

  • Se baraja que el palacio de Buckigham pueda acoger el convite posterior a la ceremonia, debido al ofrecimiento a su nieta de Isabel II. 

Beatriz de York y Edoardo Mapelli, su futuro marido. Beatriz de York y Edoardo Mapelli, su futuro marido.

Beatriz de York y Edoardo Mapelli, su futuro marido.

El príncipe Andrés, retirado de sus obligaciones oficiales a causa de su presunta implicación en el caso Epstein, no empeñará el gran día de su hija pequeña, la princesa Beatriz. Al menos eso se ha propuesto la mismísima reina de Inglaterra, Isabel II. Finalmente Beatriz de York y su futuro esposo, Edoardo Mapelli, ya tienen fecha para su boda: será el 29 de mayo.

El pasado mes de septiembre la pareja anunciaba su compromiso. Tras una breve pero intensa relación que provocó muchas críticas, dejaban claro así que están dispuestos a apostar por su historia de amor y que lo que dijeran de su relación no iba a influir en ellos. No estaba claro si, cuando comenzaron su noviazgo, Edoardo había roto ya con la madre de su hijo o fue una decisión que tomó después, ya que seguían conviviendo bajo el mismo techo por el bien del pequeño. A pesar de ello, tanto la nieta de la reina Isabel como Edo han optado por seguir su camino y hacer oídos sordos a las críticas. Gracias a eso ya parece que su enlace va tomando forma, a falta de que la casa real británica confirme el escenario. No obstante, se van sabiendo a cuentagotas más detalles, como que la reina Isabel II les ofreció Buckingham para celebrar la recepción posterior. El ofrecimiento de la soberana es sorprendente pues se ha hablado de una boda con mucha menos pompa royal que la de la princesa Eugenia en 2018 en el castillo de Windsor. El lugar es tan inesperado como que la última recepción de un enlace que se celebró allí fue la de los duques de Cambridge en 2011 tras la ceremonia en la abadía de Westminster. Este gesto muestra el empeño de Isabel II por que a su nieta no le afecte la adversa situación de su padre ante los medios de comunicación.

Beatriz, con su prometido, en la foto del anuncio oficial de su compromiso. Beatriz, con su prometido, en la foto del anuncio oficial de su compromiso.

Beatriz, con su prometido, en la foto del anuncio oficial de su compromiso. / Efe

Esta boda podría suponer un punto y aparte para la familia real británica, por fin un motivo de celebración tras varios meses envueltos en polémicas. El caso del príncipe Andrés fue el primero, por su cercanía a Epstein y su negativa a ayudar a las autoridades, así como los malos resultados de la entrevista que concedió intentando lavar su imagen y cuyo resultado fue el contrario al que esperaba. La marcha de Enrique y Meghan tampoco ayudó a tranquilizar las cosas en palacio, aunque sí que el tema anterior quedara en un segundo plano. Ahora que los Sussex ya están felices en Canadá, incluso fuentes cercanas señalan que se han "quitado un peso de encima", esta gran celebración podría servir para reunir a todos los Windsor de nuevo y mostrar que, a pesar de sus diferencias, son una familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios