Familia Grimaldi de Mónaco Camille Gottlieb, una transformación radical

  • La hija menor de Estefanía de Mónaco está encantada con su nueva imagen tras la pérdida de 14 kilos por motivos de salud.

Poco sabemos de la infancia y adolescencia de Camille Gottlieb, la hija menor de Estefanía de Monaco y uno de los diamantes por pulir de la corte de los Grimaldi. Desde su nacimiento su progenitora quiso protegerla del runrún mediático. No hizo oficial el nombre del padre en la partida de nacimiento, aunque luego la prensa desvelaría que se trataba de Jean Raymond Gottlieb, uno de sus guardaespaldas y monitor de esquí.

Camille, cuyo parecido con su abuela, Grace Kelly, es innegable. Camille, cuyo parecido con su abuela, Grace Kelly, es innegable.

Camille, cuyo parecido con su abuela, Grace Kelly, es innegable. / Instagram

La joven, con un perfil muy activo en las redes sociales, ha sufrido un importante cambio físico. Ella se muestra encantada con su nueva imagen tras perder 14 kilos. Así lo anunciaba: "He perdido 14 kilos debido a un problema de salud, pero, en líneas generales, no hago especialmente deporte y como normalmente, pero no demasiado. Cuando vuelva de vacaciones quiero comenzar de nuevo con el deporte y comer de manera muy equilibrada para estar en forma este verano", ha publicado desde Isla Mauricio, un enclave paradisíaco en el que está disfrutando de unas relajadas vacaciones. Su espectacular silueta en bañador ha encontrado el aplauso de sus seguidores y la prensa francesa, acostumbrada a cubrir el devenir de la nieta de Grace Kelly, con quien guarda gran parecido.

En julio de 2016 Camille cumplió los 18 años. La mayoría de edad supuso un antes y un después en su vida. La salida del anonimato coincidió con alguna que otra publicación de Instagram donde mostró su carácter, la mayoría de veces para defenderse de críticas a su aspecto físico. "He leído en internet algunos comentarios desagradables. Esos insultos y pensamientos son ridículos. Han dicho que mi cara estaba deformada porque sufrí un accidente o algo así, y me he sometido a una operación de cirugía estética. Están muy equivocados", escribía recién cumplida la mayoría de edad. Además, añadió: "Tengo 18 años y soy feliz, gracias a Dios, yo no era así cuando era pequeña, al igual que vosotros. No me importa ser la más bella o la más fea de mi familia, ni mucho menos vuestra opinión", sentenció la joven en un alarde de madurez y sentido común.

Pasado un año, la joven concedía una entrevista a la publicación Point de veu. La joven se sinceraba dejando al descubierto su lado más humano y familiar. "Mamá me educó igual que a mis hermanos, a pesar de nuestra diferencia de edad, así que maduré muy pronto". Cabe recordar que sus hermanos son Louis y Paulina Ducruet, ambos fruto del matrimonio de la princesa Estefanía y Daniel Ducruet. Camille guarda muchas semejanzas con su madre y su abuelo el príncipe Raniero, así lo reflejaba en la mencionada entrevista. "Como ella soy también muy sensible a los problemas de la sociedad actual. Me inculcó sus valores, el cuidado de los demás, el deseo de ayudar a mi prójimo. Mi abuelo el príncipe Raniero también era así", declaró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios